Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El fortalecimiento del dólar castiga la economía del norte de Ecuador

Dólares. Foto de Archivo, La República.

La devaluación del peso colombiano frente al dólar está teniendo consecuencias graves para muchos sectores productivos del norte de Ecuador, que desde hace meses ha visto menguar sus ventas a la par que aumenta el flujo de compradores que cada día se dirigen a Colombia.


Publicidad

La provincia de El Carchi y, en particular el cantón Tulcán, han sido los más afectados por el problema, que esta semana llevó al Gobierno a pedir a los ecuatorianos que adopten “una actitud patriótica” y compren productos nacionales para fortalecer la economía.

Junto a esto y también para frenar la salida creciente de dólares, se ha puesto en marcha en esa provincia un conjunto de medidas como exoneraciones fiscales, incentivos tributarios a la generación de empleo y facilidades para la refinanciación de deudas a través de entidades públicas.

Además, los seis cantones de El Carchi han sido declarados zona deprimida, el último de ellos Tulcán, cuya Cámara de Comercio cifra en un 35 % de sus 3.200 comercios los establecimientos que han cerrado durante los últimos meses.

El presidente de dicha cámara, Nelson Cano, ve “bastante compleja” la situación y afirma que un 15 % de los comercios restantes lleva a cabo inventarios, por lo que la caída de la actividad comercial podría llegar al 50 % y pide más medidas de apoyo, como la apertura de líneas de crédito con tasas de interés preferenciales.

Según Cano, quien cita datos de la Cámara de Comercio de Ipiales (departamento colombiano de Nariño) de lunes a jueves entran más de 500.000 dólares diarios en el país vecino a través de estas ventas, ya que cada día pasan a territorio de Colombia entre 16.000 y 20.000 vehículos, mientras que de viernes a domingo lo hacen 17.000.

Y afirma que por las calles de Tulcán se ven desde hace algún tiempo más rótulos de “se arrienda”, pues muchos comerciantes llegados a la provincia en momentos de prosperidad económica están cerrando ahora sus negocios.

El fenómeno coincide con el fortalecimiento del dólar, que en la actualidad se cambia a cerca de 3.100 pesos colombianos, lo que favorece a los vecinos de Ecuador, cuya economía está dolarizada desde el año 2000, al poder comprar más barato al otro lado de la frontera.

Neumáticos para vehículos, electrodomésticos, teléfonos celulares y útiles escolares son algunos de los más solicitados, pero también ropa y calzado, como consecuencia de un fenómeno que se ha acentuado en los últimos tiempos.

El Gobierno ecuatoriano viene adoptando desde hace meses medidas para hacer frente a este choque, que se complica más por la caída del precio del petróleo y el consiguiente descenso de los ingresos por su exportación.

Medidas como recortes de más de 2.000 millones en el presupuesto nacional y la aplicación de salvaguardias aduaneras a cerca de un tercio de las importaciones tratan de hacer frente a un impacto derivado de una situación cuya solución no parece fácil.

El economista Jaime Carrera, director del Observatorio de Política Fiscal de Ecuador, piensa que quizá las exportaciones no petroleras no pasan por un buen momento, que las remesas de los ecuatorianos en el exterior están bajando y que tampoco hay mucho margen para el endeudamiento exterior del Estado, extremos que niega el Gobierno.

En su opinión, una solución sería una mejora de la productividad a menores costos, “pero eso es tarea de largo plazo”, por lo que solo se puede esperar “que el dólar se vuelva a debilitar para que el peso (colombiano) se aprecie” y deje de ser tan atractivo cruzar la frontera para ir “de compras”. EFE (I)