Ecuador. Lunes 21 de Agosto de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Vinicio desmiente responsabilidad del gobierno en cierre de planta de Maresa

El ministro de la Producción, Vinicio Alvarado, y otros miembros del gabinete, en reunión con presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el 18 de diciembre. Foto: Carlos Silva / Presidencia de la República

El Ministerio de Industrias y Productividad (MIPRO) ha lamentado en un boletín de prensa lo que ha descrito como “la suspensión temporal de las operaciones de la planta ensambladora de la Corporación MARESA“, anunciada públicamente ayer, 14 de diciembre de 2015, lo cual, dice, responde a una decisión de carácter comercial, ajena a las políticas de Gobierno.


Publicidad

Según el Ministerio, en el año 2013, Mazda Corporation de Japón anunció su decisión de no continuar fabricando el único modelo que se ensamblaba en esta planta, las camionetas Mazda BT-50. Por lo que esta corporación decidió incursionar en nuevos proyectos, que implican nuevas inversiones y la adaptación de su línea de fábrica con nueva maquinaria, que tomarían varios meses.

Según el sitio Ecuavisa, el ministro coordinador de la Producción, Empleo y Competitividad, Vinicio Alvarado, mantuvo este 18 de diciembre de 2015 una reunión con los directivos de la corporación. Tras lo cual ha declarado que la firma está adaptando su planta para acoger nuevas marcas y que, con estos proyectos, “Maresa estará en capacidad de recontratar hasta el 80% de su talento humano”, que debió salir por el suspensión temporal de operaciones.

“No cabe duda que el nivel de empleo y la calidad del mismo es una preocupación fundamental de la política de Gobierno, por lo cual es necesario indicar que la suspensión de la planta de MARESA se debió a decisiones netamente privadas y empresariales”, enfatiza el boletín.

El MIPRO conoce los nuevos proyectos que MARESA está estructurando y confía que se concreten en el corto plazo. Es por esto que existe un trabajo en conjunto para ayudarlos a enfrentar este difícil tramo, hasta que la empresa pueda concluir nuevos convenios con otras marcas, para reactivar su planta de producción.

El ministerio ha enfarizado que las medidas que se han tomado “para proteger la producción nacional no afectan este tipo de actividad industrial, es decir, para los CKDs (los componentes y partes importadas para armar vehículos en el país), no se aplican salvaguardias”.