Ecuador. Jueves 30 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Evo y Dilma abordarán venta de gas, lucha antidroga y tren bioceánico

FotoÑ leblog.pasionlujo.com

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y Brasil, Dilma Rousseff, abordarán la venta de gas boliviano, la lucha antidroga y el proyecto del tren bioceánico en la reunión que mantendrán en Brasilia el próximo 2 de febrero, informó hoy una fuente diplomática.

Publicidad

El embajador de Brasil en Bolivia, Raymundo Santos, destacó en declaraciones recogidas por la agencia estatal ABI que el encuentro bilateral busca “hacer una aproximación, un relanzamiento de las relaciones” y vaticinó “resultados muy buenos”.

Morales y Rousseff se reunirán durante aproximadamente una hora y media y después almorzarán juntos en el Palacio de Itamaraty, sede de la Presidencia brasileña, avanzó el diplomático.

Entre los principales temas que se prevé que aborden los mandatarios, Santos citó la venta de gas boliviano a Brasil, la lucha antidroga y el tren bioceánico.

Responsables de los dos países se reunieron el miércoles en la ciudad boliviana de Santa Cruz (este) para perfilar nuevos acuerdos sobre el comercio de gas natural y de electricidad con el fin de que sean evaluados en la reunión bilateral entre los mandatarios.

Bolivia exporta actualmente a Brasil unos 32 millones de metros cúbicos diarios de gas natural a alrededor de 5 dólares por millón de Unidades Térmicas Británicas (BTU), la mitad del coste que tenía antes del derrumbe de los precios del petróleo.

El Ejecutivo boliviano adelantó hace unos días su intención de cobrar un precio más alto por el gas natural a sus clientes, pero el principal contrato con Brasil tiene una vigencia hasta el 2019.

Otro de los temas a tratar es el proyecto de construcción de un tren bioceánico que una los territorios de Brasil, Bolivia y Perú para facilitar el tráfico comercial con Asia.

Esta iniciativa, promovida por el Gobierno de Evo Morales, plantea conectar con 3.360 kilómetros de vías férreas el puerto brasileño de Santos con las terminales peruanas de Ilo o Matarani, atravesando territorio boliviano.

Las relaciones entre Bolivia y Brasil atravesaron momentos tensos en los últimos años debido a la fuga y posterior solicitud de refugio a Brasil de un senador opositor acusado de supuesta corrupción, en 2013, y un año después, de un exfiscal que estuvo a cargo de un polémico caso de secesionismo. EFE (I)