Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

México licitará en marzo 15 áreas petroleras en aguas someras del Golfo

El Gobierno mexicano licitará en marzo próximo 15 bloques para la exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras del Golfo de México, cuyos recursos prospectivos suman 1.587 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (bpce).

Publicidad

Se trata de la primera convocatoria de la Ronda Dos petrolera, en la que el Gobierno espera inversiones en todas las áreas por 11.250 millones de dólares a lo largo de la vida de los contratos, indicó hoy el secretario mexicano de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

“Se prevé que esta inversión podría generar hasta 30.000 empleos directos y hasta 80.000 indirectos”, afirmó el ministro, quien indicó que en cinco de los 15 bloques “habrá actividades de extracción, pues tienen campos con reservas de aceite y gas”.

Siete están ubicados frente a la costa del estado de Veracruz, igual número frente a la de Tabasco y uno más frente a Campeche; en total tienen recursos prospectivos estimados “en 1.587 millones de bpce y un volumen remanente de 869 millones de barriles”, detalló.

Por tratarse de aguas someras, los tirantes de agua van de los diez a los 500 metros de profundidad, apuntó Coldwell, quien destacó que se espera que “los primeros barriles de esta convocatoria comiencen a producirse alrededor del año 2020”.

En la porción marina de la cuenca del sureste se prevé la producción de gas húmedo, aceite ligero y, en menor proporción, de aceite pesado; en la Tampico-Misantla, de crudo ligero y gas seco, mientras que en la cuenca de Veracruz hay oportunidad de extraer gas húmedo, precisó.

El titular de Energía indicó que algunas de las áreas ya concursaron en la primera y segunda convocatoria de la Ronda Uno para firmas privadas, pero “no fueron adjudicadas”.

Con mejor información y la experiencia obtenida en las tres licitaciones realizadas tras la aprobación de la reforma que abrió el sector energético al capital privado, esta vez se agrandaron los bloques y se reconfiguraron las áreas a licitar para hacerlas “más atractivas a la inversión”, comentó.

Coldwell destacó que “existe el interés explícito” de una o varias empresas en concursar por estas áreas, ya que 14 de ellas tienen al menos una “nominación”, como se conoce en el argot petrolero, aunque varias recibieron hasta ocho.

Se prevé que la licitación de estos 15 bloques se lleve a cabo el 22 de marzo de 2017, después del cuarto concurso de la Ronda Uno, que incluye diez áreas profundas del Golfo de México dentro de las provincias petroleras de Cinturón Plegado Perdido y Cuenca Salina, a celebrarse el 5 de diciembre.

La subsecretaria de Hidrocarburos, Lourdes Melgar, destacó que el objetivo de la primera licitación de la Ronda Dos es “revertir el declive de la producción petrolera y de gas natural”, incrementar la restitución de las reservas y fomentar la creación de empleos a mediano y corto plazo.

Los contratos serán de producción compartida, un modelo “que permite balancear los riesgos y beneficios para el Estado”, por un periodo de 30 años y con la posibilidad de dos prórrogas de cinco años si se mantiene la producción comercial.

Los contratos contemplan una etapa de exploración, que será de cuatro a seis años (con la perforación de al menos uno o dos pozos), otra de evaluación, que tendrá una duración de hasta dos años, y la fase de desarrollo, que puede ser de hasta 22 años, afirmó.

Coldwell recordó que las tres licitaciones de la Ronda Uno incluyeron 44 áreas para la exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras y campos terrestres, de las cuales 30 fueron asignadas y en 24 casos ya se firmaron los contratos.

“Estamos hablando de un porcentaje de adjudicación de alrededor del 69 %”, muy por encima de la meta fijada por el propio Gobierno y superior a los promedios internacionales, “además de que la utilidad promedio para el Estado ha sido superior al 70 %”, destacó.

Solo este año, agregó, México sumó 27 empresas de siete países para conformar un sistema industrial de hidrocarburos diversificado en el que ahora, además de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), “hay empresas privadas que compiten bajo las mismas reglas”.

Señaló que, pese a la caída de los precios del crudo y de la reducción de inversiones en el sector, México “se está convirtiendo en un nodo de importancia mundial por las posibilidades de negocio que ahora se pueden realizar”, lo que -apuntó- crecerá a medida que se llevan a cabo licitaciones futuras.

México puso en marcha hace dos años una ambiciosa reforma energética impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto, que abrió la iniciativa privada al sector petrolero tras casi ocho décadas de monopolio estatal. EFE (I)

Publicidad