Ecuador. Viernes 30 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La economía latinoamericana se contraerá un 0,8 % en 2016, según la Cepal

SANTIAGO (CHILE), 26/07/2016. La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, señala en la presentación de un informe difundido hoy, martes 26 de julio de 2016, en Santiago (CHILE), que la economía de Latinoamérica y el Caribe se contraerá un 0,8 % durante este año, tres décimas más que lo observado en 2015 (-0,5 %). Bárcena aseguró que "es necesario pensar una macroeconomía para el desarrollo, proteger la inversión pública y privada y proteger las políticas sociales a través de un cambio de paradigma, con una mayor sostenibilidad". EFE/MARIO RUIZ

Santiago de Chile, (EFE).- La economía de Latinoamérica y del Caribe se contraerá un 0,8 % durante este año, tres décimas más que lo observado en 2015 (-0,5 %), según el informe difundido hoy en Santiago por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Publicidad

“Es necesario pensar una macroeconomía para el desarrollo, proteger la inversión pública y privada y proteger las políticas sociales a través de un cambio de paradigma, con una mayor sostenibilidad”, declaró la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, durante la presentación del informe.

El “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2016” recalca la urgencia de movilizar la inversión, tanto pública como privada, para “promover la recuperación económica de la región y satisfacer los desafíos que impone la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, impulsada por Naciones Unidas.

Según la Cepal, esta agenda propone la movilización interna de recursos, la capacidad de recaudar “más y mejor” y reducir de manera enérgica la elusión y evasión fiscal, tanto local como externa, de manera de robustecer las arcas públicas.

“La capacidad de los países para acelerar el crecimiento económico depende de los espacios para adoptar políticas que apoyen la inversión. Estas políticas deben ser acompañadas con esfuerzos para cambiar la conversación entre el sector público y las empresas privadas”, afirmó Bárcena.

Asimismo, advirtió que aumentar la productividad “es un desafío clave para avanzar en una senda de crecimiento dinámico y estable”.

Las proyecciones realizadas por el organismo muestran un comportamiento muy heterogéneo entre países y subregiones, además de bajos niveles de crecimiento y una lenta expansión del comercio, que “no ha logrado recuperar sus niveles anteriores a la crisis financiera global”.

A lo anterior, se suma la incertidumbre ante la volatilidad de los mercados internacionales, acentuada por la decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea, que también ha generado mayores riesgos al crecimiento futuro del mundo.

“El Brexit tuvo un gran impacto de corto plazo, pero relativamente corto. Lo que más preocupa son las interrogantes a largo plazo”, señaló Bárcena.

“Los impactos comerciales directos (a raíz del Brexit) no son tan importantes para nuestra región, porque Gran Bretaña no es un socio directo, pero sí lo son los efectos indirectos que tendrá”, agregó Bárcena.

La Cepal prevé este año una contracción del 2,1 % para América del Sur, afectada por la caída en los precios de las materias primas, que supone un “shock” en los términos de intercambio de la región, además de una menor demanda externa e interna.

Centroamérica, en tanto, crecerá un 3,8 % gracias a una mejora en sus términos de intercambio, debido a un menor precio de los hidrocarburos, la recuperación de su demanda externa e interna y un aumento de los ingresos por remesas.

El Caribe sufrirá una contracción del 0,3 % en su producto interior bruto (PIB), en una situación más “vulnerable” que el resto de la región, por ser una zona “altamente endeudada”.

La Cepal sostuvo que está trabajando en una iniciativa para “aliviar” la deuda que mantienen los países del Caribe, por medio de un “fondo de resiliencia”, como parte de una estrategia basada en una propuesta de canje por adaptación al cambio climático.

A nivel de países, seis cerrarán el año en recesión: Venezuela (-8,0 %), Surinam (-4,0 %), Brasil (-3,5 %), Trinidad y Tobago (-2,5 %), Ecuador (-2,5 %) y Argentina (-1,5 %).

En el caso de Venezuela, Bárcena aseguró que el Gobierno de ese país ha adoptado algunas “medidas compensatorias”, como la reducción del gasto público y el racionamiento de servicios básicos, entre otras. Sin embargo, no existe información actualizada disponible para realizar una proyección acotada, puntualizó.

Por su parte, Argentina enfrenta una caída de la prima de riesgo para los inversionistas extranjeros, lo que pretende impulsar el reingreso de esta economía a los mercados financieros. Ese es su “desafío principal”, enfatizó Bárcena.

Al otro lado de la balanza, los países que más crecerán son República Dominicana (6,0 %), Panamá (5,9 %), Nicaragua y Bolivia (4,5 %), y Costa Rica (4,3 %).

También crecerán Perú (3,9 %), Costa Rica (3,5 %), Guatemala (3,5 %), Honduras (3,4 %), Paraguay (2,8 %), Colombia (2,7 %), México (2,3 %), El Salvador (2,3 %), Chile (1,6 %), Haití (1,5 %), Cuba (1,0 %) y Uruguay (0,5 %).

El informe prevé que la desaceleración económica tenga un impacto en el desempleo urbano, que en 2015 anotó un 7,4 % y se espera llegue al 8,1 % en 2016, mientras la inflación mantendría un comportamiento similar al del año pasado (6,6 %), observándose mayores presiones en las economías del sur. EFE (I)

Publicidad