Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

FMI rebaja expectativas de crecimiento de América Latina

FMI.

La economía mundial repuntará ligeramente en 2017 al 3,4 % y 3,6 % en 2018, tras el 3,1 % de 2016, con una aceleración de EE.UU. por el esperado estímulo fiscal del presidente electo Donald Trump y China con tasas superiores al 6 %, indicó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Publicidad

Sin embargo, el FMI revisó a la baja sus expectativas del desempeño económico de América Latina.

De acuerdo con la nueva previsión, América Latina deberá crecer en 2017 un 1,2%, 0,4 punto porcentual por debajo de lo previsto en octubre pasado, y 2,1% en el próximo año. Este cuadro latinoamericano, señaló el FMI, se apoya en parte en “una menor expectativa de recuperación a corto plazo de Argentina y Brasil”, países que mostraron en el segundo semestre de 2016 “cifras de crecimiento que defraudaron las expectativas”.

En el caso de Brasil, el FMI prevé que el gigante sudamericano cerrará este año con crecimiento de 0,2%, una revisión a la baja de 0,3 punto porcentual. La entidad no modificó su expectativa de avance de 1,5% en el próximo año.

Pero en esa revisión a la baja el FMI consideró también las “vientos en contra más fuertes” que enfrenta México a raíz de la incertidumbre por las políticas económicas a ser adoptadas por Trump en Estados Unidos. Por eso, el FMI rebajo en 0,6 puntos porcentuales su expectativa del desempeño económico de México para este año y el próximo, y ahora espera un crecimiento de 1,7% en 2017 y de 2% en 2018.

Aún antes de asumir el poder, Trump inició una frontal ofensiva contra industrias automotrices estadounidenses (o filiales de firmas extranjeras, como Toyota) por hacer inversiones en plantas de ensamblaje en México destinadas al mercado estadounidense.

Según el FMI, la rebaja de la expectativa del desempeño latinoamericano este año también se debe al “deterioro ininterrumpido de la situación en Venezuela”.