Ecuador. martes 21 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Banco de Japón discute una mejora de las perspectivas de crecimiento

El Banco de Japón inició hoy su reunión mensual sobre política monetaria, en la que se la entidad analizará la evolución de la economía nipona y podría mejorar sus perspectivas de crecimiento gracias a la aceleración de las exportaciones.


Publicidad

La mayoría de analistas prevén que el banco central nipón mantendrá sin cambios su ambicioso programa de flexibilización monetaria, basado en la compra masiva de activos con la meta de lograr una subida estable de los precios de en torno al 2 por ciento.

En la reunión, que concluirá el martes, el BoJ llevará a cabo su revisión trimestral sobre perspectivas de crecimiento económico y evolución de los precios en la economía nipona para 2017.

El avance de las exportaciones -uno de los motores del Producto Interior Bruto nipón- propiciada por la devaluación del yen frente al dólar y la recuperación económica de Estados Unidos ya motivó que el banco central nipón mejorara su pronóstico para la economía del país en su reunión precedente, celebrada en diciembre.

Se espera que esta tendencia dibuje un horizonte más positivo para tercera economía mundial, que cerró la segunda mitad del año pasado con una contracción del 1,4 por ciento por la debilidad del consumo y de las exportaciones.

En particular, el BoJ planea revisar al alza su estimación de crecimiento del Producto Interior Bruto para el ejercicio fiscal en curso (que concluye en marzo de 2017) hasta el 1,5 por ciento, lo que supone dos décimas más que su pronóstico realizado en noviembre, según informaron fuentes próximas a la entidad a la agencia nipona Kyodo.

Los miembros de la junta de política monetaria también discutirán la evolución de los tipos de interés en Japón y los efectos a corto plazo de su nueva estrategia en este terreno, que ha generado cierta volatilidad en el mercado de deuda pública, según los analistas nipones.

El pasado viernes, el BoJ amplió en una subasta sus compras de bonos de deuda pública nipona con vencimientos de entre 5 y 10 años con el objetivo de rebajar las recientes subidas de los tipos de interés a largo plazo, una medida que sorprendió a los inversores.

Se trataba de la primera vez que la entidad incrementó sus compras de deuda a largo plazo desde que introdujo su nueva política de “control de la curva de rendimientos” el pasado septiembre de cara a mantener el rendimiento del bono a 10 años (que condiciona los tipos de interés a largo plazo) en torno al 0 por ciento.

El banco central nipón emprendió este cambio de rumbo tras casi cuatro años centrada en lograr que los precios suban a un ritmo de en torno el 2 por ciento interanual en la tercera economía del mundo.

El BoJ decidió activar en la primavera de 2013 un programa de compra de activos a una escala sin precedentes para duplicar la base monetaria, algo que hasta el momento no ha podido dar los resultados esperados.

La subida de precios que fue impulsando este paquete flexibilizador comenzó a difuminarse en 2014 debido a un incremento de tres puntos del impuesto sobre el consumo que ralentizó enormemente la demanda en Japón.

El avance de los precios en el país asiático ha visto lastrado por factores externos como el abaratamiento del petróleo, tal y como muestran los datos de 2016 publicados el pasado viernes por el Ejecutivo. EFE