Ecuador. Martes 22 de Agosto de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un restaurante de Washington DC demanda a Trump y su hotel

Cork Wine Bar

WASHINGTON (AP) — ¿Cómo competir con un restaurante en el hotel del presidente Donald Trump que está a unos pasos de la Casa Blanca? Dos restauranteros alegan que es casi imposible, por lo que decidieron presentar una demanda.


Publicidad

Khalid Pitts y Diane Gross, dueños del restaurante Cork Wine Bar, sostienen que sufren competencia desleal bajo las leyes locales, por lo que entablaron la demanda contra Trump en lo personal y contra la empresa Trump Old Post LLC, que opera el hotel Trump International.

Los demandantes no piden compensación monetaria, sino que Trump remedie la competencia injusta: renunciando al cargo, separándose del hotel o cerrándolo mientras es presidente. Pitts y Gross son representados por abogados de negocios y de monitores del gobierno que dicen que no cobrarán por su servicio.

Alan Garten, principal abogado de la Trump Organization, desestimó la demanda, diciendo que es “un truco publicitario que carece absolutamente de mérito”. El abogado personal de Trump, Michael Cohen, no pudo ser contactado.

Pitts es políticamente activo y se presentó en 2014 como candidato independiente para un escaño en el concejo municipal de Washington DC. Antes de esa contienda había estado registrado como demócrata. Previamente trabajó para el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios. Gross, una abogada, trabajó entre 2003 y 2005 para la senadora demócrata Barbara Mikulski.

Pitts dijo que las tendencias políticas de la pareja son “irrelevantes”. Dijo que sus negocios de cenas y eventos han declinado desde que Trump asumió la presidencia, pero no dio detalles. Cork Wine tiene capacidad para 70 comensales.

Como la Constitución le otorga inmunidad a Trump por ser presidente, no puede ser demandado por actos oficiales en la Oficina Oval. Sin embargo, sí puede ser nombrado en juicios por acciones personales o que involucren a sus negocios.

Trump entregó la administración de sus compañías a sus dos hijos adultos y a un alto ejecutivo de la compañía. Él conserva la propiedad de su imperio empresarial global, que incluye el Hotel Trump International.