Ecuador. domingo 19 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

PepsiCo y Wal-Mart se unen a boicot publicitario vs. YouTube

En esta foto de archivo del 18 de marzo de 2010 se ve el sitio de YouTube en una computadora en Los Ángeles. PepsiCo, Wal-Mart Stores y Starbucks suspendieron sus anuncios en YouTube el 24 de marzo de 2017, siguiendo el ejemplo de otras empresas, después que se encontró que los programas de automatización de Google colocaban sus marcas en cinco videos con contenido racista. (AP Foto/Richard Vogel, archivo)

SAN FRANCISCO (AP) — Un boicot publicitario contra YouTube continúa creciendo, una señal de que las grandes compañías dudan de la capacidad de Google para evitar que sus anuncios aparezcan en videos repugnantes.


Publicidad

PepsiCo, Wal-Mart Stores y Starbucks confirmaron el viernes la suspensión de su publicidad en YouTube, después de que The Wall Street Journal encontró que los programas de automatización de Google colocaban sus marcas en cinco videos con contenido racista. AT&T, Verizon, Volkswagen y otras compañías retiraron sus anuncios hace unos días.

Las deserciones siguen a pesar de que Google se disculpó por dañar a las marcas y delineó medidas para asegurarse de que los anuncios no aparezcan en videos reprobables.

No es un problema fácil de arreglar, incluso para una compañía con los talentos intelectuales que Google reunió con el fin de que crearan un motor de búsqueda en el que miles de millones de personas confían para encontrar la información que quieren en cuestión de segundos.

La empresa depende en su mayor parte de programas automatizados para colocar los anuncios en los videos de YouTube, porque el trabajo es demasiado como para que lo hagan los seres humanos. En la actualidad, cada minuto se publican en YouTube aproximadamente 400 horas de video.

Si Google no logra recuperar a sus anunciantes, esto podría resultar en millonarias pérdidas en ingresos por publicidad. Sin embargo, la mayoría de los analistas dudan que el boicot afecte seriamente a Alphabet Inc., dueña de Google.

___

La reportera Mae Anderson de la AP en Nueva York contribuyó con este despacho.