Ecuador. Martes 25 de Abril de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Venezuela amplía sistema de subastas de dólares

CARACAS (AP) — El presidente venezolano Nicolás Maduro anunció el lunes la decisión de modificar el sistema de venta de divisas mediante subastas con el propósito de agilizar los suministros de dólares y hacer frente a los problemas de escasez de algunos bienes que se han generado por la merma de las adjudicaciones de dólares en años recientes.

Publicidad

En el país está vigente desde 2003 un estricto control de cambio que opera con dos tasas oficiales: El sistema Protegido de Divisas (Dipro) de 10 bolívares por dólar, y el Sistema Complementario de Divisas (Dicom), también conocido como Simadi, que cerró la semana pasada en 707,5 bolívares por dólar.

La tasa de cambio oficial Dicom varía de acuerdo a la venta al mejor postor. A partir de abril se ampliará a dos subastas semanales, se informó.

El tipo de cambio en el mercado negro se mueve alrededor de los 3.065 bolívares por dólar, y es altamente utilizado debido a la incapacidad de los mecanismos oficiales de cubrir la demanda.

Durante un acto gubernamental televisado la noche del lunes, Maduro manifestó que decidió “activar a partir de la próxima semana un nuevo Dicom, que permita perfeccionar y construir a mediano plazo un sistema de acceso a las divisas de todos los sectores productivos y de todos los venezolanos”.

No dio más detalles.

Varios analistas coincidieron en que la medida no tendrá los efectos esperados.

“Dos subastas semanales no es suficiente. Debe haber una diaria”, dijo el economista Ángel García Banchs, director de la firma Econométrica, a través de Twitter.

Las autoridades atribuyen la galopante inflación y la escasez de productos básicos —como alimentos y medicinas— a una “guerra económica” promovida por sectores opositores y empresarios, pero los analistas aseguran que los problemas económicos del país están asociados con el agotamiento de los sistemas de control de cambio y de precios que han estado vigentes desde 2003.