Ecuador. domingo 19 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El PIB chino se desacelera en transición a una economía de consumo: FMI

De izquierda a derecha, Wang Qishan, Yu Zhengsheng, el presidente de China Xi Jinping, el primer ministro Li Keqiang y Liu Yunshan, en pie en el inicio de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional, en el Gran Salón del Pueblo de Beijing, el 5 de marzo de 2017. Los principales líderes del pais, además de miles de delegados llegados de todo el país, se reúnen en la capital china para la sesión legislativa anual. (AP Foto/Mark Schiefelbein)

El PIB de China continúa desacelerándose, con un pronóstico de crecimiento del 6,6 % en 2017, en su transición de una economía basada en la exportación y la inversión a otra en el consumo interno, indicó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI).


Publicidad

“El crecimiento chino se está desacelerando en su transición a una economía más basada en el consumo”, precisa el organismo multilateral en su último informe sobre la economía en la región Asia-Pacífico, presentado en Singapur.

“Sin embargo, a pesar de la desaceleración, China continúa liderando el crecimiento mundial, representando un tercio del total”, agrega el FMI.

Según los datos del informe, el PIB chino creció el 7,3 % en 2014, el 6,9 % en 2015 y el 6,7 % en 2016, al tiempo que las proyecciones son del 6,6 % en 2018 y 6,2 % en 2019.

Los expertos del FMI creen que la transición tendrá “efectos negativos” a corto plazo para la mayoría de los países exportadores como Corea del Sur o Malasia, pero a largo plazo será beneficioso, sobre todo para la importación de bienes de consumo y servicios, así como el turismo.

La desaceleración de las grandes inversiones y las exportaciones en China, que importa actualmente el 40 por ciento de los metales y el 10 por ciento del petróleo en el mundo, afectarán a los precios de las materias primas, de acuerdo con el informe.

El índice de los precios al consumo (IPC) creció en el gigante asiático un 2 % en 2016 y el pronóstico es del 2,4 % en 2017 y 2,3 % en 2018.

El FMI advierte de algunos riesgos para la economía china como el envejecimiento de su población, un fenómeno que comparte con gran parte de la región, y la tendencia proteccionista de Estados Unidos.

“La tensión incrementada y la incertidumbre en el clima de comercio mundial podría afectar negativamente las exportaciones de Asia a Estados Unidos (por ejemplo China, Japón, Corea y la provincia Taiwán de China)” (sic). EFE