Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El G20 se alinea contra Trump en el cambio climático 

La canciller alemana Angela Merkel, izquierda, y otros gobernantes asisten a un concierto en la sala Elbphilharmonie en la primera jornada de la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania, el 7 de julio de 2017. (Kay Nietfeld/Pool foto vía AP)

HAMBURGO, Alemania (AP) — Las potencias mundiales reafirmaron su apoyo a los esfuerzos para combatir el calentamiento global, alineándose contra el presidente estadounidense Donald Trump en esta materia.


Publicidad

Las tensiones comerciales también fueron evidentes en la cumbre del Grupo de los 20 que concluyó el sábado en Hamburgo, al concretarse un acuerdo en el que Estados Unidos y sus socios internacionales manifestaron su apoyo al libre mercado, al tiempo que aceptaron el derecho de los países a imponer barreras para bloquear prácticas injustas.

La declaración final de la cumbre del G20 destacó que los demás países y la Unión Europea respaldaron de manera unánime el acuerdo de París contra el cambio climático que Trump rechaza. Dijeron que ese tratado para reducir los gases que generan el llamado efecto invernadero es “irreversible” y se comprometieron a aplicarlo “con rapidez” y sin excepciones.

Los demás países, desde las potencias europeas como Alemania hasta las economías emergentes, como China, y las productoras de hidrocarburos como Arabia Saudí, sólo “tomaron nota” de la posición estadounidense, a la que se dedicó un párrafo aparte que _como aclaró la canciller Angela Merkel, anfitriona del encuentro_ se aplica solamente a Estados Unidos.

Merkel dijo que la posición de Washington a ese respecto era “de lamentar”, pero que la cumbre había logrado “buenos resultados en algunas áreas”, como el difícil acuerdo comercial que incluyó a Trump y Estados Unidos, pero que no eliminó las diferencias sobre la materia. Merkel señaló que las conversaciones fueron “difíciles” en momentos.

El principal asesor económico de Trump minimizó las tensiones entre Estados Unidos y las otras naciones cuando el presidente regresaba a su país después de su primera cumbre del G20.

Gary Cohn dijo a la prensa a bordo del avión presidencial que, aunque las declaraciones finales “nunca son fáciles”, considera que ésta “se conjuntó bastante razonablemente”. Señaló que era de esperar tener “una diversidad de opiniones en un grupo de 20”.

“Hacer que 20 de los amigos de uno estén de acuerdo en cenar juntos esta noche es bastante difícil”, afirmó.

Cohn agregó que, aunque Estados Unidos decidió salirse del acuerdo de París, “nos esforzamos para decir allí que eso no significa que no apoyemos el medio ambiente y sigamos trabajando a favor del medio ambiente”.

En cuanto al comercio, se mantuvo la condena del G20 al proteccionismo, una declaración central de los esfuerzos del grupo para combatir la crisis financiera global y las secuelas de la Gran Recesión.

Sin embargo, se agregaron nuevos elementos: que el comercio debe ser “recíproco y mutuamente ventajoso”, y que los países pueden recurrir a “instrumentos legítimos de defensa comercial” si es que se están aprovechando de ellos.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo que hubo un “increíble consenso” sobre el asunto y que Washington insistió en la inclusión del término “recíproco”.

Esto refleja las inquietudes expresadas por Trump, que ha dicho que el comercio debe ser justo además de abierto, y debe beneficiar a las empresas y los trabajadores estadounidenses. Se ha enfocado en las relaciones comerciales con países que tienen grandes superávits con Estados Unidos, o sea que venden más a los consumidores estadounidenses que lo que compran a las empresas del país.

Sin embargo, funcionarios de la Unión Europea señalaron que el lenguaje de la declaración no se aparta del sistema global vigente, que permite a los países tomar medidas defensivas dentro de la Organización Mundial de Comercio. Estos incluyen aranceles a la importación para compensar prácticas desleales como subsidios oficiales o precios por debajo del costo.

El G20 está conformado por Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Francia, Gran Bretaña, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Sudáfrica, Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea.