Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Madonna despliega todo su poder en Barcelona

Barcelona (España), 20 jun (EFE).- Un impresionante despliegue de efectos especiales, coreografías, proyecciones, cambios de vestuario y música ha deslumbrado hoy a los 20.000 espectadores que se han reunido en el primero de los dos conciertos de Madonna en Barcelona, única parada española de la gira “MDNA Tour”.


Publicidad

Con 45 minutos de retraso, la diva del pop ha hecho una aparición estelar dentro de una urna y rodeada de proyecciones que han convertido el Palau Sant Jordi en una catedral gótica.

Seis bailarines vestidos de monjes han tocado las campanas de esta catedral ficticia ante una cruz gigantesca hasta que han oído los primeros acordes de “Girl Gone Wilde”, momento en el que se han desprendido de las túnicas para mostrar sus torsos y unos altísimos zapatos de tacón.

La iconografía religiosa no ha abandonado el escenario durante toda la primera parte del concierto, pero se ha solapado con otras puestas en escena, como la de aire militar que ha elegido Madonna para interpretar “Revolver” o la estética de película de acción de “Gang Bang”.

Durante la primera media hora, el público ha observado con la boca abierta el espectáculo, incapaz de asimilar la enorme cantidad de estímulos visuales y auditivos del montaje, que ha utilizado recursos cinematográficos, teatrales y de toda índole.

La cosa ha cambiado cuando la reina del pop ha hecho su primer cambio de vestuario y ha salido vestida de majorette para cantar “Express Yourself”.

Con este cambio de tercio, el estadio entero ha empezado a bailar, aunque rápidamente han vuelto a quedarse con la boca abierta cuando nueve de los diecisiete tamborileros que han salido con las majorettes han empezado a volar literalmente sobre sus cabezas, colgados de cuerdas invisibles,

Madonna ha hablado poco y cantado mucho, pero ha tenido tiempo de de anunciar una canción de “amore” y de emocionar a los presentes cuando ha dicho, en inglés, que “todos somos uno, da igual nuestra ideología o nuestra opción sexual”.

Pero el éxtasis colectivo no ha llegado hasta el final, con la interpretación de “Like a prayer” con un coro de gospel y el público rendido.

“The MDNA Tour”, que mañana repite en Barcelona, se alargará hasta el 2013, después de recorrer treinta países y ofrecer más de 90 espectáculos, en el itinerario más largo de la artista, que en su anterior gira hizo 85 paradas.EFE

SME