Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La fiesta de Jay Gatsby vuelve a revolucionar Nueva York

Leonardo Di Caprio en 'The Great Gatsby', una película basada en la novela de Francis Scott Fitzgerald.

Nueva York, 28 abr (EFE).- Las gigantescas fiestas art decó en las que reverberaba la fantasía solitaria de Jay Gatsby han vuelto hoy a Nueva York, más de 80 años después de que fueran escritas por Scott Fitzgerald, bajo el derroche estético y musical de Baz Luhrmann y con el carisma de Leonardo DiCaprio.


Publicidad

Aunque abrirá con honores el Festival de Cannes el 15 de mayo, el fantasma del magnate Jay Gatsby ha presentado su espectacular remozado en su casa, Nueva York, y el escenario no podía ser otro que el hotel Plaza, del que Fitzgerald era asiduo y donde se ambientan pasajes de la novela.

Esta obra capital de la literatura estadounidense, ya fue llevada al cine por Jack Clayton con Robert Redford y Mia Farrow en los setenta.

“Gatsby es un personaje que ha escrito el guión de su propia vida y no deja que la realidad se le interponga. Y yo, en cierta manera también, aunque he conseguido embaucar en este sueño a cien personas cada vez que ruedo una película”, ha dicho en una rueda de prensa de presentación de su nuevo filme Luhrmann, quien desarrolló el proyecto junto a Di Caprio desde el principio.

“Es una novela que cada línea, cada capítulo, pueden ser interpretados de manera muy diferente. Como adulto, no la he entendido como la historia de amor que vi de adolescente, sino como la de un nuevo americano buscando su identidad, obsesionado por una ilusión, un sueño del pasado”, ha explicado Di Caprio, que ya trabajó con Luhrmann en la deconstrucción de otro clásico, “Romeo y Julieta”, de Shakespeare.

Pese a la fidelidad casi enfermiza al texto, la “fiesta” corre por los cauces de lo anacrónico, pues se abre una suerte de sucursal de aquel “Moulin Rouge” dentro de la mansión de Gastby, donde se comunican sin prejucios los felices años veinte con el hip hop a ritmo de Jaz Z (no en vano productor de la cinta) y Beyoncé.

“Es el código que he estado manejando desde el principio. Habrá a quien le parezca ridículo, pero es como sé hacer las cosas. Y no hay que olvidar que Scott Fitzgerald escribió el libro en el presente, sin ningún ápice de nostalgia”, asegura el realizador, que completa su apuesta estética con el trabajo de su mujer, Catherine Martin, en producción, dirección artística y vestuario.

Daisy Buchanan, la mujer que representa el sueño de perfección de Gatsby pero que esconde una profunda superficialidad moral, está interpretada por Carey Mulligan, quien ansiaba este papel “desesperadamente” y cuyo reto era “interpretar a Daisy explicando por qué Gatsby la idealiza y dejando entrever cómo es en realidad”, afirma.

“Es una historia muy moderna”, dice Di Caprio sobre ese choque de planteamientos vitales entre el soñador pertinaz y dominante Gatsby y la Daisy frívola y voluble. “Pero creo que hoy en día somos más cínicos, ya no queda la inocencia que tenía Jay Gatsby”, compatible, eso sí, con el temperamento implacable de un gran magnate.

El tercero en discordia y narrador del libro, Nick Carraway, está interpretado por Tobey Maguire y el reparto lo completan Isla Fischer, Joe Edgerton y la debutante Elizabeth Debicki.

“Al final ha sido un rodaje que, en muchas ocasiones, se reducía a cinco grandes actores en una habitación. Era una concepción del 3D más parecida a la que Hitchcock hizo en ‘Dial M for Murder’. Una experiencia más cercana al teatro”, sentencia Luhrmann.

“El Gran Gatsby” se estrenará el 10 de mayo en Estados Unidos, y llegará a las pantallas españolas el 17 del mismo mes, días antes de estrenarse en países como México y Chile. EFE

Sitio web imágenes: wac.45of.edgecatcdn.net; 4.bp.blogspot.com

great-gatsby-movie-leonardo