Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Transformers busca equilibrio con China

BEIJING (AP) — La más reciente película de “Transformers” mezcla acción en Texas con escenas en la capital de China y otras tantas en Hong Kong en un intento por colocarse entre las dos mayores audiencias del cine en el mundo.


Publicidad

La cuarta entrega de la serie de películas dirigidas por Michael Bay ha hecho todo lo posible para atraer al público chino, no sólo con sus locaciones sino con actores e incluso un reality.

Transformers: Age of Extinction” (“Transformers 4: La Era de la Extinción”) ilustra el delicado equilibrio que buscan los estudios de Hollywood para lograr lo que pide el mercado chino sin desatender a los estadounidenses.

Si ese tipo de películas no se lleva adecuadamente, corren el riesgo de ahuyentar a ambos públicos, dijo Michael Keane, un experto del sector creativo de China en la Universidad de Tecnología de Queensland en Brisbane, Australia. En China, el principal grupo demográfico que va al cine, los jóvenes entre 19 y 25 años, ya tienen gusto por las películas de occidente, dijo.

“Les gustará ‘Transformers’, pero tan pronto comiences a poner elementos chinos lo pueden notar y puede resultar contraproducente”, dijo Keane.

Los estudios occidentales están agregando elementos chinos para aumentar su atractivo en el país, donde las películas sumaron 3.600 millones de dólares por venta de boletos el año pasado.

“Skyfall” se desarrollaba en parte en Shanghai y Macao. La actriz china Fan Bingbing interpretaba a uno de los súper héroes mutantes de “X-Men: Days of Future Past”, que ha sumado 114 millones de dólares en China, casi un cuarto de la recaudación internacional de la película.

Pero la inclusión de elementos chinos en “Transformers: Age of Extinction”, que se estrena en China y Estados Unidos el viernes, ha sido mayor que en otras películas recientes de Hollywood.

Más de media hora de la trama ocurre en Hong Kong y la cinta se filmó en tres diferentes ciudades chinas. La estrella china Li Bingbing tiene un papel importante y el cantante convertido en actor Han Geng uno muy pequeño. Además, desde un año antes del estreno se hizo un reality para elegir a cuatro personas en china que también tuvieron una participación en la cinta.

En la cinta la publicidad indirecta de productos chinos también tiene un papel. En una escena un letrero ocupa gran parte de la pantalla anunciando un licor. En otra el personaje de Stanley Tucci descansa en una azotea y bebe leche directo de una caja mostrando la marca.

El crítico de cine Zheng Kunjie dijo que el número de elementos chinos en la película era “sin precedentes” para una cinta de Hollywood. Las escenas y marcas conocidas hacen que la película de “Transformers” sea más realista para los chinos que cintas con estereotipos occidentales de una “China con una belleza clásica”, como en “Skyfall”, dijo. Y aunque hacen que el público chino se maraville y se interese por la cinta, los elementos chinos no afectan el desarrollo de la historia.

Aunque como advirtió Florian Fettweis, de la consultora de medios con sede en Beijing CMM-I, incluir muchos elementos chinos podrían quitarle el atractivo para el público en Estados Unidos.

Las películas de occidente que tienen una narrativa más china han tenido mal desempeño en taquilla, como el debut como director de Keanu Reeves, “Man of Tai Chi” del año pasado, que se desarrolla en Beijing y trata de artes marciales.

A diferencia de la más reciente película de “Transformers”, “Man of Tai Chi” fue una coproducción China. Para tener esa clasificación de las autoridades chinas, al menos un tercio del equipo creativo debe ser chino y 30% de su presupuesto debe venir de China, parte de la producción se debe desarrollar en el país e incluir una cantidad no definida de elementos chinos.

Las coproducciones que cumplen con los requisitos oficiales benefician a ambas partes. Para Hollywood entran automáticamente bajo la exención de la cantidad de películas extranjeras admitidas en China y permiten tener una mayor participación los ingresos en taquilla del país. Por su parte la industria cinematográfica china desea adquirir más conocimiento técnico y herramientas y lo puede hacer en este tipo de películas. Una de las coproducciones entre China y Estados Unidos es “Cloud Atlas”.