Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La fiesta brasileña continúa en NY tras el Mundial

NUEVA YORK (AP) — La Copa Mundial terminó, pero la fiesta brasileña continúa… en Nueva York.


Publicidad

A partir del viernes y a lo largo de nueve días, casi 20 artistas que representan la diversidad de la música popular brasileña tocarán alrededor de la ciudad en la cuarta edición anual de Brasil Summerfest.

Es poco lo que el festival puede hacer por vengar la espectacular derrota de Brasil en el Mundial, pero al menos recordará que el país suramericano tiene más que futbol: tiene samba.

“Con suerte todos los artistas estarán contentos porque el fútbol es un tema de conversación sensible en Brasil”, dijo el fundador de Brasil Summerfest, Petrit Pula, quien cree que el festival recibirá un impulso de la Copa porque la gente “está pensando en Brasil todo el tiempo, está oyendo, viendo un evento deportivo que está sucediendo en Brasil y he aquí un festival de música brasileña”.

Aunque los sonidos de la lengua española están ampliamente representados en Nueva York, la música brasileña en portugués ha pasado años casi desapercibida. Pula pretende cambiar esto.

“Realmente nunca hubo una plataforma para estos músicos brasileños”, dijo.

Cuando intentó convencer a los productores del Summerstage de Central Park de que hicieran algo, no pudo llegar a un acuerdo hasta que llevó a uno de ellos a Brasil para que viera su música maravillosa.

“Se suponía que (el festival) iba a ser uno o dos días, pero terminó siendo una semana y está creciendo rápido”, expresó.

Este año participarán desde Bebel Gilberto, hija del gigante de la bossa nova Joao Gilberto, hasta Lenine, que mezcla complejos ritmos del noreste de Brasil con pizcas de música electrónica. Gilberto abrirá el festival con un concierto gratuito en Celebrate Brooklyn; Lenine tocará, también gratis, el 19 de julio en Central Park como parte del Summer Stage.

Uno de los artistas más fascinantes es Rogê, que se presentará en el City Winery el 22 de julio. Con su look de chico surfista, el astro moderno de la samba ha sido llamado un Jack Johnson brasileño.

“Nuestros sonidos tienen raíces muy diferentes. Yo tengo un swing, un ritmo bailable que él no tiene”, dijo Rogê en una entrevista telefónica desde su casa frente al mar en Ipanema. “Pero ya sabes, al tener un estilo de vida playero, al ser un personaje de playa, entiendo ver compartimos una imagen similar, aunque no lo veo en el sonido”.

Independientemente de cómo lo clasifiquen, el sonido de Rogê está ganando adeptos con su álbum “Brenguele”, que acaba de salir en Estados Unidos.

“Con la Copa Mundial, Brasil estará en evidencia. Gracias a algunas canciones que estoy haciendo para ESPN, la gente tendrá más acceso a mi trabajo”, dijo Rogê. “Es mi momento de entrar”.

Así lo cree Seymour Stein, el vicepresidente de Warner Brothers vice y cofundador del sello Sire que representa a Rogê.

“Lo vi en vivo en un club y Dios mío, tenía a todo el mundo de pie bailando, fue sencillamente increíble”, dijo Stein, quien cree que ese tipo de energía puede trasladarse a Estados Unidos; que aun cuando los angloparlantes no entiendan lo que dice, Rogê puede recrear aquí la experiencia brasileña.

Pula dijo que recrear el contexto para la música brasileña es una de las metas principales de Brasil Summerfest.

“El mismo festival trae mucha de esa energía. Incluso en Brasil, uno no vería a todos estos artistas juntos”, dijo. “El año pasado, sentí que estaba en Brasil toda la semana”.