Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un documental recuerda la tragedia aérea de los ‘Chipolopolo’ de Zambia

Valladolid, 5 oct (EFE).- El halo de lo fatal envuelve por igual a todos, sin distingos de rangos ni jerarquías, como ha ocurrido en el fútbol con trágicos accidentes de aviación, el último en Gabón, en 1993, con la selección de Zambia (los ‘Chipolopolos’) como aciago protagonista y que ahora recuerda un documental de próximo estreno.


Publicidad

“Eighteam”, título del largometraje del periodista y realizador Juan Rodríguez-Briso (Valladolid, 1974), reconstruye una tragedia pero también juega con la cara de la moneda: dieciocho jugadores de Zambia perecieron en Libreville (Gabón) pero dieciocho años después, en 2012, la generación siguiente conquistó la Copa de África después de dieciocho penaltis al término de una prórroga que acabó 0-0.

La final les enfrentó a la Costa de Marfil de Didier Drogba y de Yayá Touré, precisamente en Libreville, donde se dejaron la vida los internacionales de Zambia cuando en 1993 iban rumbo a Senegal para disputar un partido clasificatorio de la Copa del Mundo de 1994.

“Viajaban en un avión de la fuerza aérea de Zambia que se estrelló en Libreville después de haber hecho en esta ciudad la segunda escala del viaje desde Lusaka. Nunca se han sabido las causas ni tampoco hubo un informe oficial”, ha explicado hoy a Efe Rodríguez-Briso, cineasta y aficionado al fútbol, respecto a su segundo largometraje después de “30 días antes” (2012).

El realizador, que reparte su residencia entre Tucumán (Argentina) y Valladolid, ha recogido las imágenes de la final y de la visita que el día antes realizaron los jugadores de Zambia a la playa donde se estrelló el avión Búfalo, como un homenaje a las víctimas de ese accidente aéreo.

“Acudieron como si se tratara de una procesión entonando cánticos y, en cierto modo, tratando de apelar al espíritu de los muertos para afrontar el histórico partido del día siguiente”, con Kalusha Bwalya al frente como presidente de la Federación de Fútbol de Zambia y superviviente de la catástrofe porque viajó en otro avión desde Holanda, ya que entonces jugaba en el PSV Eindhoven.

El documental, cuyo título es un juego de palabras entre el fatídico dieciocho y el equipo en cuestión (“Eighteam”), será estrenado el próximo 16 de octubre en Lusaka como parte de los actos conmemorativos del cincuenta aniversario de la independencia de Zambia (antigua colonia británica con el nombre de Rodesia del Norte).

Una semana más tarde, el 23 de octubre, será proyectada por vez primera en España, dentro de uno de los ciclos paralelos de la 59 Semana Internacional de Cine de Valladolid (del 18 al 25 de octubre).

“Eighteam” se nutre también con los testimonios del primer presidente de la Zambia independiente, Kenneth Kuanda; del seleccionador campeón de la Copa de África 2012, el francés Hervé Renard, hoy de Costa de Marfil; del referido Kalusha Bwalya, primer jugador africano galardonado con el Balón de Oro; y de los periodistas españoles Santiago Segurola (Marca) y Juanma Trueba (AS).

Especialmente significativa es la entrevista a Sandro Mazzola, internacional italiano e hijo de Valentino Mazzola, una de las víctimas del accidente aéreo que sufrió el Torino FC en Múnich cuando regresaba de disputar un partido en Belgrado, en 1949.

Rodríguez-Briso también ha conversado con los italianos Mauro Tassotti y Ciro Ferrara, que en los Juegos Olímpicos de 1988 perdieron 4-0 ante la selección de Zambia, integrada en su mayor parte por los jugadores fallecidos en Gabón.

El realizador vallisoletano, que con fondos propios y algún patrocinio ha podido montar el documental, no puede comercializarlo hasta que no pague los derechos de las imágenes solicitadas, entre otras entidades, a la BBC, RAI, DR1 (Dinamarca), UEFA, FIFA y Associated Press.

“Si en Europa resulta difícil conseguir fondos, imagínate en Zambia”, ha concluido este realizador y periodista que colabora, entre otros medios informativos, con los diarios diario AS y El Norte de Castilla, cuyo deseo es financiar con los réditos del filme un vuelo chárter para que las viudas de los futbolistas fallecidos puedan viajar hasta Gabón, al lugar del siniestro.

Los jugadores de Zambia son conocidos como los ‘Chipolopolos’ (‘balas de bronce), un sobrenombre que conjuga la rapidez en el terreno de juego con uno de los principales productos que exporta ese país africano. EFE