Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Big Hero 6”, Óscar a la mejor película de animación con sus historias Marvel

Big Hero 6. Foto de Archivo, La República.

Los Ángeles (EE.UU.), 22 feb (EFE).- “Big Hero 6” ganó hoy el Óscar a la mejor película de animación con su sofisticación de las historias de superhéroes en la que es la primera adaptación animada para la gran pantalla de una historia de los cómics de Marvel.


Publicidad

La historia del joven Hiro y su amigo robotizado Baymax superó a “The Boxtrolls”, “How to train your dragon 2”, “Song of the sea” y “The tale of the Princess Kaguya”.

Don Hall, Chris Williams y Roy Conli han agradecido el premio al subir al escenario a John Lasseter, “el mejor jefe del mundo”.

Se trata del segundo Óscar para la factoría Disney, que pese a su tradición y peso, consiguió su primera estatuilla al mejor largometraje de animación el año pasado por “Frozen”.

Y este año se hizo con el Óscar entre un grupo de nominadas que son una mezcla heterogénea de estilos que demuestran la riqueza y variedad del actual cine de animación, que ha evolucionado hacia historias y películas que pueden competir en originalidad y calidad con cualquier tipo de cine.

Solo hay que mirar a los datos de taquilla para comprobarlo. “How to train your dragon 2”, la divertida secuela de la historia vikinga de Dreamworks, recaudó 618 millones de dólares, y “Big Hero 6”, de Disney, llegó a lo 521 millones.

Dos películas que se caracterizan por grandes cantidades de acción y humor, junto a una técnica que permite plasmar cualquier historia y personaje con un gran realismo.

Y al igual que ocurre con el cine de acción real, a estas superproducciones se enfrentan películas más pequeñas e independientes.

Es el caso de “The Boxtrolls”, una película inteligente, divertida y realizada con un preciosismo estético que recupera el ambiente de los cuentos clásicos.

Es obra de los estudios Laika, responsables de otras dos joyas de animación, “Coraline” (2009) y “ParaNorman” (2012), también nominadas sin suerte al Óscar.

O de “The tale of the Princess Kaguya”, de los prestigiosos estudios japoneses Ghibli, de donde han salido todas las producciones del maestro de la animación Hayao Miyazaki.

La delicadeza de los dibujos es la característica principal de esta película basada en el cuento popular japonés “El cortador de bambú”, conocido también como El cuento de la princesa Kaguya.

Y la quinta nominada este año a los Óscar ha sido “Song of the Sea”, el segundo largometraje de animación del irlandés Tom Moore, en esta ocasión junto a Paul Young, con un particular y efectista uso del color.

Un ejemplo del cine de animación que se hace en Europa, de donde han salido películas nominadas como las francesas “Ernest et Célestine” y “El Ilusionista” o la española “Chico & Rita”. EFE