Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Voces iberoamericanas se unen en disco de pasillos de Juan Fernando Velasco

Juan Fernando Velasco. Foto: EFE/Archivo

Voces de España, Colombia, Argentina, Chile, México, Puerto Rico, Venezuela y Guatemala se han unido en el álbum “Misquilla“, liderado por el ecuatoriano Juan Fernando Velasco, quien busca que el género musical del pasillo cale cada vez más hondo en el gusto musical de la población juvenil.


Publicidad

Velasco dijo a Efe que se vinculó con los pasillos -que en general tienen una temática de melancolía- desde su primer álbum y a partir de entonces, se percató de que estaba logrando que las nuevas generaciones se involucren con ese género musical.

“Entendí que era una responsabilidad que tenía que asumir”, dijo al recordar que hace cinco años grabó “Con toda el alma”, un álbum enteramente de pasillos, que resultó nominado al Grammy Latino en la categoría de música folclórica por su trabajo, y que, en su opinión, “ayudó a vincular a nuevas generaciones con este ritmo”.

Su nueva producción, “Misquilla”, grabada en Los Ángeles y de la que desde hoy circulan 100.000 ejemplares, contiene diez pasillos ecuatorianos interpretados de manera tradicional, pero con orquesta y con arreglos sinfónicos.

El repertorio, que incluye ocho pasillos clásicos y dos nuevas composiciones, ofrece canciones interpretadas a dúo entre Velasco y el portorriqueño Gilberto Santa Rosa, el chileno Américo, la española India Martínez, el venezolano José Luis Rodríguez, conocido en el ámbito musical como “El Puma”.

Velasco comentó que en el pasillo “Esta pena mía”, Martínez hace una interpretación, desde el flamenco, “estupenda, extraordinaria, que se siente natural”.

El cantante ecuatoriano, de 43 años, también compartió canciones con Kany García (Puerto Rico), Andrés Cepeda (Colombia), Gaby Moreno (Guatemala), Noel Schajris (Argentina) y Lila Downs (México).

El artista consideró que haber invitado para hacer dúos con él a cantantes extranjeros, muchos de ellos referentes para los jóvenes, podría hacer que ese grupo de la población valore más los pasillos.

“Si los ecuatorianos cantamos pasillo, sentimos que nos gusta y lo decimos, es natural. Pero si artistas internacionales que no tendrían por qué cantar pasillos lo hacen, es un mensaje muy potente respecto a la belleza” de ese género, comentó Velasco.

El hecho de que los artistas internacionales hayan aceptado participar en el álbum “sin duda tiene que ver por la belleza de estas canciones en épocas en las cuales las buenas canciones escasean. Todos estos grandes artistas han elogiado y agradecido ser parte de este proyecto”, dijo.

Velasco opinó que antes “las canciones tenían que ser buenas per se, tenía que haber una buena letra, buena melodía”, pero en la música actual “lo que digas no es tan relevante”, comentó.

Más de un año pasó desde el momento en que imaginaron el disco hasta que entró en circulación “Misquilla”, un término que viene del idioma ancestral quichua, y que significa “dulcesito” y se refiere “al sentimiento único que se pone al interpretar la música ecuatoriana”, según Velasco.

“Todo este álbum está interpretado, cantado, producido, grabado con mucha misquilla”, señaló el artista para quien lo más complejo de su nueva producción, en la que se invirtió más 130.000 dólares, fue la coordinación con los artistas debido a sus apretadas agendas.

Velasco fue reconocido en 2004 con un premio de la Orden Vicente Rocafuerte, máximo reconocimiento que entrega el Congreso del Ecuador al Mérito Artístico.

También fue designado como Embajador de la Paz y la Ternura por parte de la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos por su compromiso social. EFE (E)

misquilla