Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Película retrata la vida de Bergoglio antes de ser papa

Foto API.

Argentina (AP) — Cuando de adolescente jugueteaba con la idea de ser cura, su abuela le regaló un libro de San Francisco de Asís que influiría en el camino religioso que lo llevó a convertirse en el papa Francisco.


Publicidad

Así lo plantea “Francisco. El Padre Jorge”, una película filmada en Buenos Aires, Roma y Madrid, que retrata la vida del excardenal Jorge Mario Bergoglio hasta el cónclave que lo consagró papa de la Iglesia católica en marzo de 2013.

“Habemus Papam”, fue el anuncio hecho en latín aquel día desde la Basílica de San Pedro en el Vaticano, un acontecimiento recreado en el largometraje que el martes por la noche recibió aplausos y vítores de los espectadores durante su premiere en Buenos Aires.

Escrita y dirigida por el español Beda Docampo Feijóo y protagonizada por el veterano actor argentino Darío Grandinetti, la película, una coproducción argentino-española, se basa en el libro “Francisco. Vida y Revolución” de la periodista Elizabetta Piqué, corresponsal en el Vaticano y cercana al papa. Llega formalmente a la cartelera argentina el jueves, una semana antes que a la de España y previo a su arribo a Italia, donde aún no tiene fecha de estreno.

“Cuando me ofrecieron este proyecto, yo pensé que estaban un poco locos, que era un poco disparate”, dijo Grandinetti, quien encarna a Bergoglio con rostro pálido, serio y entre tímido y afable. “Pero cuando dijeron que el proyecto tenía forma de verdad, que no era un delirio que se iba a hacer, no me quedo más remedio que tomarlo en serio”.

Recordó que la mayoría de los actores que aparecen en un empobrecido barrio de Buenos Aires conocieron a Bergoglio. En una escena, destacó, saluda a un joven y dice: “A este lo bauticé yo”.

“Y era verdad”, dijo el actor de 56 años, conocido internacionalmente por la cinta ganadora de un Oscar “Hable con ella” de Pedro Almodóvar. “Ese pibe había sido bautizado por el papa antes de que fuera elegido en Roma. Fue muy fuerte vivir eso”.

“Francisco. El Padre Jorge” hace hincapié en los distintos momentos de la obra pastoral del padre Jorge, su compromiso con los humildes, su misericordia con los pecadores y su lucha contra la pobreza, la prostitución, la explotación laboral, la droga, su costumbre de manejarse en transporte público por las calles de Buenos Aires y hasta algún coqueteo amoroso en su adolescencia.

“Salí del cine muy emocionada y conmovida por la vida del papa, todo un símbolo del trabajo, la austeridad y la modestia”, dijo Ana Sotelo, una maestra de 35 años que acudió a la proyección. “Creo que es un papa como jamás se ha visto”.

Aunque se atiene en general a lo real, la cinta apela a un personaje ficticio: una periodista interpretada por la actriz española Silvia Abascal. También forman parte del elenco Leonor Manso, Laura Novoa, Jorge Marrale y Gabriel Gallichio, entre otros.

Manso encarna a la Abuela Rosa, quien el papa Francisco ha dicho que tuvo una influencia importante en su vocación religiosa. “Quiero que lo tengas vos”, le dice la abuela al nieto con cariño en la escena en que le hace entrega del viejo ejemplar de “San Francisco de Asís. Vida y poesías”. Tras el cónclave que lo eligió papa, Bergoglio manifestó su voluntad de ser conocido como Francisco, actitud que especialistas aseguran que fue en honor del santo de Asís. Bergoglio es el primer papa jesuita y el primero proveniente de Latinoamérica.

La película también refleja la pasión del papa por San Lorenzo, campeón en 2014 de la Copa Libertadores, el torneo de fútbol más importante de la región a nivel de clubes.

Antes de ingresar a la proyección del filme, Grandinetti concedía entrevistas cuando una periodista de televisión le lanzó con suavidad una camiseta del San Lorenzo con sus característicos colores azulgrana.

En sus paseos ante sus fieles por la Plaza de San Pedro o en recepciones, el papa suele recoger o aceptar ese tipo de regalo caro a sus afectos. Pero Grandinetti no lo hizo y dejó la camiseta durmiendo en el suelo.

“En la película traté de comportarme como si fuese el papa, pero en la vida real yo no soy hincha de San Lorenzo”, explicó después el actor, mientras ensayaba una sonrisa. (E)