Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fito y Fitipaldis cierran su gira por todo lo alto su “Huyendo conmigo de mí”

Agencia EFE - El grupo Fito y los Fitipaldis, liderados por su cantante, Fito Cabrales (c), durante el concierto en el Bilbao Exhibition Centre (BEC), incluido en su gira "Huyendo conmigo de mí". EFE

Fito & Fitipaldis cerraron por todo lo alto su gira “Huyendo conmigo de mí” en el BEC de Barakaldo (Vizcaya, norte) con un concierto en el que los miles de devotos seguidores del músico bilbaíno disfrutaron de su música y se dejaron las gargantas cantando sus canciones.


Publicidad

El concierto supuso el broche final de una exitosa gira en la que Fito Cabrales y sus Fitipaldis vendieron más de 410.000 entradas en las 53 actuaciones que realizaron en España, Argentina, Chile y Uruguay, muchas de ellas con el cartel de ‘sold out’.

Uno de estas actuaciones con pabellón repleto fue la que el grupo ofreció el pasado mes de diciembre en el Bizkaia Arena de BEC, a donde regresó para despedir la gira, para ofrecer por última vez un espectáculo redondo en lo visual y, sobre todo, en lo musical.

Poco a poco, mientras Los Zigarros ejercían de teloneros, se fueron llenando casi al completo las gradas con un público heterogéneo, desde jóvenes a otros más veteranos, esos que comenzaron a seguir a Fito Cabrales en Platero y Tú, y todos demostraron que la propuesta de Fito & Fitipaldis es apta para todos los públicos.

Canciones sencillas y sin artificios, letras sinceras que se quedan adheridas al recuerdo por muchos años que pasen, baladas, rock and roll, blues y mucha energía, fueron algunos de los ingredientes que Fito puso esta noche en el escenario durante algo más de dos horas y media para triunfar en su casa, ante los suyos.

Y es que cuando se comienza una actuación con temas como “Viene y va” y “Por la boca vive el pez”, arropado por una banda de excelentes músicos, como el batería Daniel Griffin y el saxo Javier Alzola, capitaneados todos por el guitarrista Carlos Raya, el éxito está más que asegurado.

Los seguidores de Fito corearon los pegadizos estribillos de estos dos temas antes de adentrarse en el ritmo más calmado de “Me equivocaría otra vez” y seguir con “Lo que sobra de mí”, el primer tema que sonó de “Huyendo conmigo de mí”, el sexto disco de estudio de Fito & Fitipaldis.

Más tarde llegó otro de los temas de su último disco, “Entre la espada y la pared”, nominado a la Mejor Canción Rock en los Grammys Latino, al que siguió “Me acordé de ti” y “Cerca de las vías”, para dar paso a “Corazón oxidado” donde brilló toda la banda.

Enérgicos, con un solo de guitarra de Raya sin acompañamiento ninguno, al que respondió el propio Fito, una demostración de poderío del batería “Corazón oxidado” arrancaron los aplausos del pabellón, que acto seguido disfrutó de “Garabatos”, otro de esos temas de estribillo pegadizo.

Siguieron temas como “Deltoya”, “Pájaros disecados” y “Nada de nada”, antes de que Fito agradeciese la presencia del público e invitase a subir al escenario al músico Manolo del Campo a tocar la armónica en el tema “Lo que siempre quise hacer”.

Luego Fito presentó las grabaciones de saludos realizadas en los conciertos de la gira en diferentes ciudades, que se pudieron ver en las pantallas del escenario, antes de confesar que para él era un placer acabar “aquí, en la mía, en la vuestra”.

Continuó la música con “Tarde o temprano” y la mítica “Soldadito marinero” que coreó al unísono todo el Bizkaia Arena y con numerosos móviles encendidos, y, tras presentar a toda la banda, sonó “Antes de que cuente diez”, y de nuevo todo el pabellón cantando su estribillo.

Tras este tema, fue el turno de los bises -en dos ocasiones regresó la banda al escenario- con canciones como “Después del naufragio”, la versión del “Nos ocupamos del mar”, de Javier Krahe, y “Medalla de cartón”, en la primera tanda de bises.

La segunda comenzó con lo que muchos estaban esperando, un tema de Platero y tú, “Alucinante”, con Fito acompañado únicamente por una guitarra acústica y las miles de gargantas del pabellón.

La tranquilidad y nostalgia que le ha impreso Fito a este tema dejó paso de nuevo al baile en pista y gradas con “La casa por el tejado” y, para finalizar, en el Bizkaia Arena sonó “Acabo de llegar”.

Fito agradeció a todos haber acudido a la última cita de la gira, dio las gracias a los que le acompañaron en ella y pidió a los presentes que empezasen ellos a cantar la canción. Así lo hicieron y comenzaron a corear eso de “que te voy a decir si yo acabo de llegar”.

Y con “Acabo de llegar” concluyó el concierto y la gira “Huyendo conmigo de mí” de Fito & Fitipaldis con un público que abandonó el pabellón más que satisfechos tras algo más de dos horas y media de música y espectáculo. EFE (I)