Ecuador. Miércoles 29 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nueva comedia animada “Bordertown” trata tema de inmigración

Foto: pmcvariety.files.wordpress.com

NUEVA YORK (AP) — Dejémoslo bien en claro: Donald Trump no es consultor de “Bordertown”.

Publicidad

Por cierto que esta nueva comedia animada de Fox aborda temas como la inmigración, la droga y el codiciado sueño americano. Pero los creativos empezaron a trabajarla en 2007, mucho antes de la furia provocada por Trump en junio cuando se sumó a la campaña presidencial.

El primer episodio, el 3 de enero, trata de la ley inmigratoria más dura de la nación, aprobada por Mexifornia, la población del desierto estadounidense donde transcurren los hechos de “Bordertown” (ciudad frontera).

El segundo episodio, el 10 de enero, trata sobre la construcción de un muro fronterizo para proteger a Mexifornia de los indeseables que llegan desde México.

“¡Ya es hora de ocuparse de la inmigración! El suroeste pertenece a los maestros de arte jubilados y los empresarios que montan laboratorios de metadona”, dice Bud Buckwald, un agente idiota de la Patrulla Fronteriza que teme el fracaso de su sueño americano ahora que las minorías étnicas van a ser mayoría en pocos años.

Sus vecinos más próximos son los González, cuyo simpático patriarca, Ernesto, tiene un floreciente negocio de jardinería menos de una década después de radicarse en Estados Unidos.

Según Mark Hentemann, el creador de “Bordertown”, la serie fue concebida inicialmente como una versión actualizada de Archie Bunker, el malhumorado obrero blanco protagonista de la serie de los 70 “All in the Family”. Bud, como Archie, es “un tipo blanco que siente que está perdiendo su lugar en el mundo. Se lo compara con un inmigrante que está logrando prosperar en Estados Unidos”.

Hentemann, que creció en Cleveland, conoció la versión de su padre de la historia de los inmigrantes.

“Cada vez que tomaba un vaso de vino, nos contaba a mis hermanos y a mí cómo su padre llegó de Alemania en los años 20 sin nada, buscando una vida mejor, y tenía tres empleos”, recuerda Hentemann. “Así nos transmitía los valores que quería que adoptáramos, sin pensar que lo que tenemos cayó del cielo”.

“Cada familia tiene su propia historia de inmigración que se remonta a décadas”, dijo. “Por eso me sentí obligado a hacer esto. Este show me pareció una oportunidad para hacer una sátira cultural inteligente”.