Ecuador. Miércoles 26 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Stallone: Hubo mucha presión al hacer Creed porque pensaban que era Rocky VII

Foto: cdn.hitfix.com

Londres (EFE).- Un Sylvester Stallone más relajado e irónico encarna otra vez al famoso boxeador Rocky Balboa en su nueva película, “Creed”, sobre la que aseguró en una entrevista con Efe que “hubo mucha presión” durante el rodaje porque el público “se pensaba que iba a ser Rocky VII”.


Publicidad

Stallone, acompañado por el otro protagonista de la cinta, el joven Michael B. Jordan, dejó claro que “Creed” no es una nueva entrega de la saga del luchador italoamericano, sino un “spin-off” o historia derivada de una película previa.

En esta producción que llega a España el 29 de enero, se presenta la historia de Adonis (Michael B. Jordan), hijo del eterno rival de Balboa y del también boxeador Apollo Creed, que decide seguir los pasos de su padre e intenta convencer al personaje de Stallone para que sea su entrenador y lo prepare para competir.

El veterano actor estadounidense confesó que, cuando se conoció que Balboa volvería a la gran pantalla nueve años después, tuvo que escuchar comentarios negativos.

“Todo el mundo me decía ‘es una idea horrible, ¿qué estás haciendo?’ porque pensaban que yo iba a estar en el ring”, narró el actor que, sin terminar la frase, golpeó su puño cerrado con la palma de su otra mano y estalló a reír de forma burlona.

Al igual que esta es la primera ocasión que Stallone deja colgados sus guantes de boxeo y observa el mundo pugilístico desde la lejanía, también es la primera vez que no firma el guión de una película protagonizada por su “alter ego” .

No obstante, la táctica no le ha salido mal ya que su interpretación de un Rocky Balboa que piensa en retirarse le ha valido el primer Globo de Oro de toda su carrera e incluso una nominación a los premios Oscar, reconocimiento que no conseguía desde 1977.

Entre otra sonora carcajada, Stallone admitió haber sentido celos de Jordan, quien domina durante toda la película el ring de boxeo, y remarcó que, aunque pensara que todavía podía enfrentarse a escenas de combate cuerpo a cuerpo, “en verdad no, no se puede”.

A pesar de ver a un Balboa duro y exigente que somete a su pupilo a intensos entrenamientos, tanto delante como detrás de las cámaras ambos actores mantienen una relación fraternal mezclada con un humor desenfadado.

“Intentábamos mantener siempre el espíritu padre e hijo porque si vas a un campo de entrenamiento verás como aquello no es tan serio, porque si no tu cerebro explota”, comentó Stallone, a lo que Jordan añadió “o te consumes”.

El joven intérprete, que ya ha compartido cartel con Keanu Reeves y Zac Efron entre otros, negó haber sentido presión por formar parte de “Creed” y matizó que “Rocky se reconoce a sí mismo en Adonis”, lo que deriva en que ambos personajes “se necesiten a la vez” pero tarden en admitirlo.

Para suscribir las palabras de su compañero, Stallone subrayó que “cuando Adonis aparece, Rocky se da cuenta de que su mundo se ha hecho muy pequeño y solo quiere desaparecer porque ya no tiene nada por lo que vivir,”.

“Eso es de lo que va la película: de unirse a pesar de ser diferentes a todos los niveles”, explicó Stallone mientras gesticulaba con sus manos.

Trabajar al lado del intérprete de 70 años le permitió a Jordan, de 28, escuchar sus sabios consejos a la hora de ponerse encima del ring y de tratar con la prensa.

“Al principio le dije que se retirara, que estaba acabado”, bromeó Stallone, que prosiguió mientras guiñaba un ojo: “después le expliqué que, cuando hiciera entrevistas, lo mejor es no decir nada”.

“Me dijo que debía hablar con la mirada”, matizó Jordan mientras dejaba asomar una perfecta sonrisa blanca.

Al preguntarles sobre si el público volverá a ver en un futuro a Balboa y Adonis trabajar juntos, Stallone se apresuró a dejar claro su deseo mientras Jordan posaba sus ojos sobre él: “espero que sí”.

Fue entonces cuando, tras haber respondido el maestro, el discípulo recogió el testigo, emuló el mensaje y espetó: “eso espero yo también”. EFE (I)

Rubén Serrano
rsm/ad/ig