Ecuador. Jueves 20 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Carmen Maura: “Para mi físico y ambiciones, me sorprende a donde he llegado”

Carmen Maura, actriz española. Foto de Archivo, La República.

Bogotá, (EFE).- La actriz española Carmen Maura goza de buena salud laboral, con tres trabajos en 2015 y otros tres para 2016 se muestra sorprendida: “para el físico que tengo y las ambiciones que tenía, que eran pocas, me sorprende muchísimo a donde he llegado”, dijo hoy en una entrevista con Efe.


Publicidad

Ahora llega a Bogotá como estrella del Festival de Cine Europeo de Colombia (Eurocine), donde presentará “La vanité” del suizo Lionel Baier y donde ya tuvo la ocasión de grabar “Sofía y el terco” en una de sus mejores experiencias profesionales, según reconoció.

“Cuando empecé nunca pensé: ‘voy a llegar a esto o lo otro’, yo pensé que quería ser actriz porque me gusta jugar a las casitas y punto”, reconoció Maura, nacida en Madrid hace 70 años.

En este sentido, recordó que nunca fue a una escuela de actuación, un oficio en el que cuando comenzó tuvo “muchísimos problemas personales”.

“Por eso todo lo que ha ido pasando me ha sorprendido, me parecía que era maravilloso que por una cosa que me gustaba tanto me pagaran”, agregó.

En su carrera ha tenido ocasión de trabajar con los mejores directores españoles como Pedro Almodóvar, Fernando Colomo, Carlos Saura, Álex de la Iglesia o Pilar Miró.

Además, ha trabado durante muchos años en Francia y espera que en 2016 se estrene “Chasing Satellites”, de Jim Loach, el hijo de Ken Loach.

Sin embargo, ella considera que el éxito “depende tanto de la suerte y estar en el momento oportuno, de tu ángel de la guarda, que la verdad la postura de no ambicionar ha sido muy buena”.

En sus más de cuatro décadas de carrera ha filmado varias cintas con Almodóvar como “Volver”, “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, “Matador” o “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón”.

Debido a eso, fue una de las primeras en recibir el epíteto de “chica Almodóvar”, lo que para ella no ha sido “una carga ni una salvación”, sino más como “otra anécdota”.

“Ha sido un poco pesado, siempre me hacen preguntas sobre él, pero no lo veo ni como una carga ni como que haya sido mi salvación, es otra anécdota más como las frases que me persiguen (por mi carrera) como ‘¿qué hace una chica como tú en un sitio como este?’ o ‘tacita a tacita'”, frase que recitaba en un anuncio, agregó.

De la época en la que comenzó a trabajar con esos grandes directores recordó que “fue una buena escuela”, especialmente porque no tuvo un entrenamiento para su oficio.

“Todo te forma no solo como actriz sino como persona, yo ya era buena actriz cuanto tenia siete años, ya hacia funciones con mis amigas y me salía fenomenal. A mí lo de actuar no es una cosa que me cueste demasiado trabajo”, subrayó.

Preguntada por las diferencias entre su país natal y Francia, señaló que “a nivel de talento en España andamos sobrados”.

Asimismo, negó que “actores, técnicos o directores sean peores que en otros países”.

“Pero la cultura no está tratada como en Francia. En Francia lo consideran un bien nacional y en España un poco como una gracieta”, subrayó.

En su opinión, para conseguir que se valore el cine es necesario “cambiar un poco la mirada del público”, lo que ya ha comenzado a suceder en España.

Maura señaló que cada vez se escucha menos “eso de ‘no me traigas a ver una película española nunca más'”.

“No veo ningún interés por proteger la cultura, no lo he visto nunca. Veo mucho entusiasmo y que somos capaces de hacer cine sin nada”, respondió tras ser preguntada acerca de si algún Gobierno de los que ha conocido tomó medidas para proteger el cine.

La actriz señaló que “hay historias maravillosas y gente que escribe muy bien, pero protegidos nada”.

Por eso, Maura criticó que la gente tenga la idea de que “las películas se hacen con subvenciones”.

La actriz comenzó a trabajar en 1969 en “El espíritu” y desde su posición en el cine observó cómo España cambiaba, se modernizaba, dejaba atrás la dictadura y se adentraba en la democracia.

“Entonces hubo un cambio en quince días maravilloso, por eso a veces me indigna que hablen mal de la Transición o digan que se hizo mal. La gente que dice que se hizo mal es porque no ha sabido de dónde veníamos y a dónde íbamos”, concluyó. EFE (I)