Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

“Neruda no compartiría grosería de Trump”, dice actor que encarna al poeta

Foto elperiodico.com

Santiago de Chile,  (EFE).- Luis Gnecco, el actor que da vida a Pablo Neruda en la película homónima del cineasta chileno Pablo Larraín, afirmó hoy que el poeta “no compartiría la superficialidad y la grosería” del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump.


Publicidad

“Los valores que defiende el señor Trump irritarían a una persona tan sensible y de tanto compromiso con los valores humanos como Neruda”, declaró Gnecco en una entrevista a Efe para promocionar el estreno de la cinta, que ya ha empezado a distribuirse en Estados Unidos.

El filme, un cóctel cinematográfico entre parodia y género policial, narra la persecución que sufrió Neruda entre 1947 y 1949, después de que éste acusara al Gobierno del presidente Gabriel González Videla de traicionar al Partido Comunista.

Para preparar el personaje, Luis Gnecco (Santiago, 1962) tuvo que bucear en la personalidad del premio Nobel de Literatura 1971 para ahondar en la sensibilidad que le acompañó toda su vida, pese a que tanto Larraín como el propio actor han aclarado que no abordaron al poeta desde una perspectiva realista.

“Siempre supe que no iba a hacer al Neruda histórico. Él tuvo una vida muy vasta; hubiese sido imposible retratarla entera, y para mi gusto, habría sido incluso un poco aburrido. Pusimos a Neruda al servicio de la ficción”, indicó.

Sin embargo, durante el proceso de preparación del personaje, en el que Gnecco tuvo que engordar 12 kilos, inició un proceso de documentación que le permitió descubrir que ficción y realidad no se diferencian tanto.

Yo era muy ignorante en cuanto a Neruda. Le conocía como la mayoría de los chilenos y la mayoría de los hispanohablantes, de lo que te enseñan en la escuela y algún poema suyo”, reconoció.

“Leí mucho sobre él, mucha biografía, entrevisté a mucha gente y al final muchos que le conocieron me dijeron que el personaje perfectamente podría ser el Neruda real”, apuntó.

Gnecco se enfrentó al reto de interpretar al escritor, que ganó el premio Nobel dos años antes de su muerte en 1973 y es considerado uno de los más grandes poetas de todos los tiempos.

“¿Se refleja el alma de Chile en ‘Neruda’? Sí y no. Sí, porque es una película que tiene un sarcasmo muy nerudiano, y él era 100 % chileno. Y no, porque se aleja de todo esto y toca un tema tan universal como la construcción del mito propio”, detalló.

En esta ocasión, Luis Gnecco y el actor mexicano Gael García Bernal vuelven a ponerse a las órdenes de Larraín, como ya hicieron en 2012 en la cinta “No”, que relata el entorno social que envolvió el referéndum que sacó del poder al dictador Augusto Pinochet.

“Que te dirija Pablo es una grata experiencia. Nos conocemos de varias películas, somos íntimos amigos, nos queremos mucho y entonces el trabajo siempre se hace desde la amistad, el cariño y la confianza”, afirmó.

Y añadió: “Él siempre te hace explorar nuevas zonas y lo bueno es que las explora contigo. Trabajar con Pablo Larraín es lo mejor que te puede pasar”.

Foto: emol.cl

El protagonista de “El bosque de Karadima” también se refirió a García Bernal, su adversario en “Neruda”, donde encarna al inspector que persigue al poeta.

“Nos hicimos amigos en la película y surgió una complicidad muy interesante. Su rol demandaba una gimnasia actoral muy especial para interpretar a un personaje ridículo, que por un lado pretende ser un campeón, pero por otro es vacío en todo momento. Sólo Gael puede dar cuenta de ese ridículo. Otro se hubiese perdido en un personaje paupérrimo”, consideró Gnecco.

Tras el éxito cosechado en Chile, que llevó a una nominación a Mejor Película de Habla No Inglesa en la pasada edición de los Globos de Oro, “Neruda” dio el salto a unos pocos cines estadounidenses, pero su buena acogida ha propiciado que se expanda a 75 salas más.

“Estamos muy expectantes en esta segunda etapa porque viene acompañada por muy buenas criticas y mucho interés en conocer la obra de Larraín”, indicó.

“Pablo puede comenzar una carrera internacional, yo creo que ya lo ha hecho, y seguirá reafirmando su identidad. Es un director novedoso, iluminador, interesantísimo”, concluyó Gnecco. EFE

jui/mf/acm