Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Regresa “Twin Peaks”, una serie que dejó una profunda huella en la televisión

Sólo duró dos temporadas y 30 episodios, pero su influencia late todavía muy viva en la edad de oro de la televisión. “Twin Peaks” regresa el domingo con nuevos capítulos más de 25 años después y lo hace convertida, por méritos propios, en una referencia inexcusable de la pequeña pantalla.


Publicidad

La profunda huella que dejaron David Lynch y Mark Frost con “Twin Peaks” se venera como un hito fundacional en la industria televisiva, ya que fue una fuente de fascinación e imaginación no sólo para los espectadores sino también para los guionistas y directores del futuro.

Producciones rompedoras como “The Sopranos”, “Lost”, “The X-Files”, “True Detective”, “American Horror Story” y “The Leftovers” quizá hubieran triunfado también sin “Twin Peaks”, pero sin duda esta serie amplió los horizontes audiovisuales de la televisión y abrió el camino para todas aquellas que después quisieron saltarse las normas.

“‘Twin Peaks’ demostró básicamente que no había una sola manera de hacer televisión”, aseguró Damon Lindelof, uno de los cerebros detrás de “Lost” y “The Leftovers”, en el minidocumental “Twin Peaks: The Phenomenon”.

El universo inquietante, excéntrico, paranormal y surrealista de “Twin Peaks” era una llamada a la libertad formal y temática en las series: la televisión no tenía por qué ser la hermana pequeña del cine.

“‘Twin Peaks’ unió lo rutinario con lo extraño. No creo que el público hubiera visto a gente feliz y la miseria coexistiendo para crear algo realmente perturbador: gente espeluznante sonriendo demasiado”, resumió el creador de “Fargo”, Noah Hawley, en un reciente artículo en Time.

Lynch no fue el primer cineasta que se atrevió decididamente en la televisión (en los años 50 Alfred Hitchcock dio en el clavo con “Alfred Hitchcock Presents”), pero sí se arriesgó a tratar a las películas y las series con la misma seriedad, la misma profundidad y el mismo poso artístico propio de un autor.

En el mismo sentido, Lynch dotó a “Twin Peaks” de una notable ambición narrativa que ahora parece el pan de cada día en la televisión: de estructuras cerradas por capítulos se pasó a planear largos desarrollos que abarcaban varios episodios o temporadas completas.

En un reciente encuentro con los medios en el que participó Efe, Lynch aseguró que siempre concibió “Twin Peaks” como una “película en televisión” y destacó la capacidad comprensiva del público: “Los espectadores son detectives, reflexionan, se hacen preguntas y de alguna manera encuentran el sentido”.

“Desde ‘Twin Peaks’ he trabajado con diferentes guionistas en shows como ‘Desperate Housewives’ o ‘Sex and the City’, y los guionistas me decían: ‘No pensaba que era posible hacer esto, pero debido a ‘Twin Peaks’ me siento empoderado y esta es mi visión'”, apuntó, por su parte, el actor Kyle MacLachlan.

Un regalo más de “Twin Peaks” a los futuros guionistas televisivos fue su hábil juego con los interrogantes y los misterios sin resolver, en el que saber quién mató a Laura Palmer no era lo imprescindible sino una excusa para desplegar y recorrer el universo de la serie.

“Si miras a las series televisivas desde su comienzo, los shows contaban al público lo que iban a ver, se lo mostraban y luego les contaban lo que habían visto”, argumentó el máximo responsable de “The Sopranos”, David Chase.

“Lynch y Frost te lo mostraban y te dejaban pensando: ‘¿Qué es lo que acabo de ver?’ Era revolucionario y todavía lo es”, añadió.

Otra seña de identidad de “Twin Peaks” fue la excelente calidad artística y técnica en cada detalle, desde la precisa y elegante fotografía a la inolvidable música compuesta por Angelo Badalamenti.

Habrá que esperar al estreno este domingo de la tercera y ansiada temporada de “Twin Peaks” para ver si persiste la magia, pero su legado dentro de la historia de la televisión parece intocable tal y como ejemplificó David Chase: “Como un amigo me dijo el otro día: ‘Cualquiera que haga una serie de capítulos de una hora que diga que no está influido por David Lynch está mintiendo'”. EFE