Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Creador del nuevo Uncharted dice que videojuego es “otra forma de crear arte”

Carole Quintaine, Shaun Escayg and Julien Chièze

Desarrollar un videojuego es “otra forma de crear arte puesto que “no es muy diferente de crear una película, escribir un libro o pintar un cuadro…, en realidad es hacer las tres cosas a la vez”, explicó a Efe Shauyn Escayg, responsable de “Uncharted: El legado perdido”.


Publicidad

El director creativo del prestigioso estudio californiano Naughty Dog, con experiencia propia en el séptimo arte, precisó que “lo principal ahora mismo a la hora de crear un videojuego es poder contar una historia grande, sobrecogedora, que sumerja al jugador en la acción”, igual que hace un buen largometraje.

De hecho, esta industria “ha madurado tanto que disponemos ya de juegos que prácticamente son películas”, aseguró el diseñador del quinto título de la exitosa serie de “Uncharted”.

Un objetivo que considera cumplido con “El legado perdido”, en el que el usuario recorrerá las exuberantes selvas del sur de la India en busca de un antiguo amuleto que incluye el colmillo de Ganesha, el dios elefante de la mitología hindú.

El nuevo episodio de una saga que acumula la venta de más de 37 millones de copias llega dispuesto a batir el récord del anterior capítulo, titulado “El desenlace del ladrón”, que vendió más de 8,7 millones de unidades.

Para ello presenta dos grandes novedades: en primer lugar, el personaje protagonista, que ya no es el mismo que en el resto de la saga -Nathan Drake- aunque “esto ya lo sabíamos desde “Uncharted 4″, porque queríamos explorar nuevos horizontes”, sino dos chicas de distinta personalidad: la ocurrente Chloe Frazer y la estratega Nadine Ross.

“Es pronto para decir si ambas protagonizarán su propia saga juntas”, reconoció Escayg, “pero lo cierto es que en este título ya aparecen acompañadas de un buen plantel de personajes y estoy seguro de que hay un montón de historias nuevas por contar”.

La segunda novedad es el modelo de “mundo abierto” sin línea argumental fija, en el que el jugador se convierte en parte de la historia “con la ilusión de estar bajo control y tener opciones para continuar la acción” lo que “enriquece mucho la historia”.

“En realidad, no es totalmente abierto, aunque permite distintas posibilidades de resolver la acción, pero no nos asusta planteárnoslo para el futuro”, reconoció a Efe este experto, para quien el foco principal de un videojuego radica en la narrativa.

Así, “queríamos aportar la sensación de estar descubriendo las maravillas de este mundo, que el jugador explore, que no sepa lo que va a encontrar” como si fuera un personaje más.

Originalmente presentado como una expansión de la saga, “El legado perdido” es, no obstante, un juego completo en el cual el estudio californiano ha querido “recuperar la grandeza paisajística, el ambiente de las antiguas excavaciones arqueológicas y la sensación de descubrimiento al no saber qué hay tras la próxima esquina”.

El futuro inmediato de Naughty Dog, que ha producido títulos tan potentes como “Last of Us” o “Crash Bandicoot”, pasa por “Last of Us 2”, en el que, según Escayg, su estudio está ahora “totalmente volcado” para recrear las peripecias de un puñado de supervivientes en un mundo asolado por una plaga zombi. EFE

mmi/ppm/mcm/agf