Ecuador. lunes 25 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Después de 17 años, Terry Gilliam terminó el rodaje de su adaptación de Don Quijote

Valsaín (España)(EFE).- Veintiocho años después de empezar a trabajar en el proyecto, Terry Gilliam anunció el pasado 5 de junio el fin del rodaje de su película sobre Don Quijote, que será un canto a la fantasía con guiños a la actualidad.


Publicidad

“La maldición del Quijote es una estupidez”, dijo el miembro de Monty Python a un grupo reducido de periodistas durante un descanso del rodaje, en un paraje junto al río Eresma, en la localidad de Valsaín.

El día es soleado, su humor excelente y nada hace pensar en las tormentas apocalípticas que convirtieron el primer rodaje, hace 17 años, en un infierno.

Adam Driver y Jonathan Pryce serán quienes finalmente pasen a la historia como trasuntos de Sancho Panza y Don Quijote en esta adaptación libre y contemporánea de la novela de Cervantes, junto a Olga Kurylenko, Stellan Skarsgard y actores españoles como Jordi Mollá, Sergi López, Oscar Jaenada o Rossy de Palma.

El guion, en esencia, sigue siendo el mismo: Toby (Driver), un ejecutivo publicitario, regresa al pueblo donde rodó un corto diez años antes y se reencuentra con Javier (Pryce), un zapatero que desde entonces vive pensando que es el auténtico Don Quijote y le confunde a él con Sancho Panza.

El espectador encontrará también referencias a la actualidad más reciente. “Hay algo sobre terrorismo y el mundo musulmán”, apunta Gilliam sin querer desvelar demasiado. Pryce da alguna pista más: “alguna nota sobre lo que les pasa a los inmigrantes y los prejuicios religiosos”.

Pero por encima de todo, la película es una exaltación de la imaginación y de las personas que se empeñan en ver el mundo de otra manera, según Gilliam, convencido de que él mismo tiene mucho de Don Quijote: “No me gusta la versión normal del mundo, prefiero pensar que hay más juego y diversión ahí fuera”.

Pese a las innumerables ocasiones en que el proyecto se le ha venido abajo en los últimos años, la película sigue siendo su máximo sueño creativo, una auténtica obsesión.

“Es un problema médico, sí”, reconoce. “Nunca he dejado de pensar en ello. Cada vez que terminaba una película me planteaba intentarlo otra vez, nunca se ha ido. Soy estúpido, no aprendo”.

La escena que filmaban durante la visita de los periodistas es una secuencia de transición en la que Toby se encuentra con Jacqui (Kurylenko), la mujer de su jefe, durante una fiesta de disfraces, en un ambiente de “ensoñación medieval”.

Para la productora, Tornasol Films, se trata de un reto importante, no sólo por el peso de “la maldición”, sino porque la película supone su producción más ambiciosa hasta la fecha. Y eso que su presupuesto, 16,6 millones de euros (19,4 millones de dólares) es casi la mitad de lo que fue en el año 2000.

Uno de los fundadores de Tornasol Flims Gerardo Herrero, indicó que han vendido a Amazon los derechos para Estados Unidos, y se ha aliado con otro productor belga, uno portugués y una compañía francesa de ventas internacionales.

Herrero tuvo que recomponer el puzzle de la financiación tras la salida del coproductor portugués Paulo Branco, que obligó en otoño pasado a posponer, por enésima vez, el rodaje, hasta esta primavera. Al parecer, Branco quería hacer la película con un presupuesto aun menor.

“Al final lo estamos haciendo con menos dinero de lo que realmente necesitamos”, subraya el creador de los Monty Phyton, “todo el mundo que está implicado, del reparto al equipo técnico, están trabajando por menos de lo que normalmente cobrarían, porque todos quieren ver esto hecho”.

Atrás quedan un sinfín de adversidades, retratadas en el documental “Lost in La Mancha” (2002), y nombres que pasaron por el proyecto y no pudieron ser, como Jean Rochefort, Robert Duvall, Michael Palin (quijotes), Johnny Depp, Ewan McGregor o Jack O’Connell (sanchos).EFE (I)

mt/msr/cr