Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Viuda de Joe Arroyo acusada de homicidio

Los líos judiciales después de la muerte del artista cartagenero Joe Arroyo parecen no tener fin.


Publicidad

A las 9 de la mañana de este viernes, ante el despacho de la fiscal General de la Nación, Vivianne Morales, fue interpuesta una denuncia penal contra la Jacqueline Ramón, viuda de Joe Arroyo y su mánager Luis Ojeda, por el delito de homicidio preterintencionado, según lo dio a conocer Abelardo De la Espriella, abogado de las hijas del cantante.

“El ocultamiento sistemático del estado de salud del artista, la suscripción de contratos para giras y conciertos cuando el maestro estaba enfermo, la restricción de visitas a familiares y amigos y la extraña circunstancia en la que se conformó la firma Joeson Music en el 94, en la que Arroyo nunca tuvo participación sino Ramón y su hermana, hicieron que interpusiéramos esa medida legal”, explicó De la Espriella.

El reconocido abogado agregó que Ramón también fue denunciada por el delito de inasistencia alimentaría, por haber obstruido el mandato de un juez de la República que obligaba al cantante a otorgarle una mesada a sus hijas, Eikol y Nayilive.

La esposa de Arroyo incurriría en un tercer delito,  fraude a resolución judicial, ya que mediante la creación de una empresa a la que van a parar las regalías del cantante desde 1994 “logró burlar la justicia y el mandato de reconocer la cuota alimenticia”, agregó el jurista.

Lo que más sorprendió a los presentes en la rueda de prensa de este viernes, en la sede en Barranquilla de la firma De la Espriella Lawyer Entreprise, fue la aparición de Eikol y Nayilive, hijas del fallecido Joe Arroyo con  su ex esposa Mary Luz Alonso, acompañadas de Adela Arroyo Martelo, otra de las herederas, fruto del primer matrimonio del cantante, con Adela Martelo.

Adela respaldó varias de las decisiones de Jacqueline Ramón, cuando el artista estuvo recluido en la clínica La Asunción antes de fallecer, como que se restringieran las visitas a personalidades como ‘Checo’ Acosta y Juan Piña, entre otros.

“Las evidencias me demostraron que estaba equivocada y por eso la decisión mía y de los demás hijos de mi papá”, dijo la joven para explicar su presencia.

Eikol y Nayilibe Arroyo Alonso y su defensa buscan demostrar que el deterioro de la salud del artista corrió por cuenta de las extenuantes giras a las que fue sometido luego de su recaída, el pasado 25 de mayo, cuando también se supo que le suministraban vino al Joe.

Hace dos semanas, el biógrafo del Joe Arroyo, el periodista Mauricio Silva, publicó un revelador reportaje sobre las presiones que vivió el artista en las últimas semanas de su vida para firmar contratos y cumplir con compromisos comerciales, pese a su estado de salud.

La pelea judicial entre los dolientes del artista comenzó con la decisión de las hijas del cantante, Eikol y Nayilive Arroyo Alonso, de entregarle poder a de la Espriella para reclamar sus derechos sobre el patrimonio del reconocido artista.

Datos revelados esta semana indican que el Joe recibía por concepto de regalías unos 160 millones de pesos al mes, pues sus ventas se dispararon, en parte, por la serie de televisión sobre su vida, que se transmite en la actualidad.

En este caso, las partes no han podido llegar a un acuerdo y este jueves fracasó una audiencia de conciliación.

Después, la viuda del Joe, Jacqueline Ramón, interpuso una demanda por injuria y calumnia contra la primera esposa y el abogado de la Espriella, por las denuncias que hicieron sobre el manejo que le dieron a la salud del artista en los últimos meses.

La respuesta se veía venir y se concretó este viernes con la denuncia de homicidio preterintencional contra la viuda, en un capítulo más de una historia que, por ahora, parece no tener un final feliz.