Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Silvio Rodríguez critica a Pablo Milanés por sus juicios de la realidad cubana

El cantautor Silvio Rodríguez dijo este lunes que “coincide” con muchos juicios críticos de su colega Pablo Milanés sobre la realidad cubana, pero desaprueba su forma “burda y desamorada” de expresarlos, así como haberlo hecho en Miami, meca del anticastrismo.


Publicidad

“Coincido con Pablo en muchos de sus juicios críticos sobre la realidad cubana”, dijo Rodríguez (64 años) al responder a un lector en su blog Segunda Cita, y aclara que a pesar de 20 años sin comunicación con Milanés (68) “no me siento capaz de juzgar, menos públicamente, a un viejo amigo”.

En el diálogo, reproducido por el sitio Cubadebate.cu, Silvio señala que “lo que escandaliza a algunos no es el contenido de sus críticas sino la forma, que además de burda parece desamorada, sin el más mínimo compromiso afectivo”.

“Otra cosa que duele es que haya manifestado esas críticas en Miami, a unos días de un concierto que, por más propaganda que hacían, no se llenaba”, añadió.

En gira por Estados Unidos, milanés escribió una dura carta abierta contra el periodista Edmundo García, residente en Miami, en la que critica la represión contra las Damas de Blanco, la falta de libertad de prensa y libertades individuales en la isla.

En otras declaraciones a la prensa de Miami, Milanés también fustigó las “castas” oficiales, las trabas migratorias y a los intelectuales, que en 2003 suscribieron una carta apoyando la detención de 75 disidentes y el fusilamiento de tres secuestradores de una embarcación y que él rehusó firmar.

Silvio, uno de los firmantes de esa carta, afirma que “Pablo está convencido de estar a la altura de lo que cree de sí mismo” y que seguirá defendiendo a su antiguo amigo aunque lo incluya entre los “despreciables” que “siguen defendiendo la Revolución”.

Señala que Pablo entendió “a su manera” esa carta “y todos los que la firmamos entendimos de otra, o sea un momento en el que había que cerrar filas con la defensa de Cuba”.

“Que cada cual asuma lo que le toca, y allá el que se arrepienta de la gloria que ha vivido por lo que quiera aparentar”, subraya Silvio.

Agregó que “es importante que los que vivimos en esta sociedad imperfecta -y eso quiere decir con cosas malas pero también con cosas buenas- sigamos criticando, sigamos mejorándonos. Y que este ejemplo triste no les sirva de pretexto a los extremistas para cerrarse a cal y canto. Ese es un daño interno que nos hacen actitudes como esta”.

Ambos trovadores se hicieron amigos en 1967 cuando fundaron el movimiento de la Nueva Trova, y su amistad llegó hasta fines de los 80, sin que nunca haya trascendido el motivo del alejamiento.