Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Se mató enfermera que confundió a periodista con la reina Isabel

Una enfermera del hospital londinense donde estaba ingresada la esposa del príncipe Guillermo, Catalina, y que fue víctima de una broma radiofónica de una emisora de Australia apareció este viernes muerta en su domicilio, confirmó el hospital. Se llamaba Jacintha Saldanha. Era madre de dos hijos y llevaba más de cuatro años trabajando en el Hospital Rey Eduardo VII, la institución privada en la que suelen ser atendidos los miembros de la familia real británica. Se ha suicidado.


Publicidad

Según el centro hospitalario, la fallecida fue una de las enfermeras que contestó la llamada de dos locutores que se hicieron pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos, y a los que se informó sobre el estado de la duquesa de Cambridge, ingresada el lunes por fuertes náuseas provocadas por su embarazo.

Hospital Rey Eduardo VII

El duque y la duquesa de Cambridge, Guillermo y Catalina, expresaron en un comunicado su “profunda tristeza” por la noticia.

El director del hospital King Edward VII, John Lofthouse, dijo que Saldanha llevaba más de cuatro años trabajando en el hospital y recordó que se trataba de una enfermera “de primera” que había cuidado a cientos de pacientes.

El director del centro hospitalario expresó su “profunda tristeza” por el fallecimiento de la enfermera, que no era de nacionalidad británica, y aseguró que “el hospital le había estado dando apoyo en un momento difícil”. “Es profundamente triste que un simple error humano debido a una cruel llamada falsa haya llevado a la muerte a un dedicado y cuidadoso miembro de la profesión”, ha añadido.

La llamada que ha acabado provocando esta tragedia se produjo a las 5.30 de la mañana del martes, cuando dos locutores de la cadena australiana 2Day FM llamaron al hospital haciéndose pasar por Isabel II y por el príncipe Carlos de Inglaterra. La presentadora que se hizo pasar por la reina y el presentador que se hizo pasar por el príncipe Carlos no se parecían en nada a ellos, pero consiguieron con toda facilidad hablar con la enfermera que estaba en la habitación de la duquesa de Cambridge. Ingresada desde el lunes aquejada de fuertes vómitos y mareos debido a un incipiente embarazo, Kate fue dada de alta el jueves.

“Hola, ¿puedo hablar con Kate, mi nieta?”, dijo la periodista a la persona que la atendía la centralita, y eso bastó para que le pasara la llamada. La enfermera que se puso entonces la teléfono le explicó que “en este momento está durmiendo, ha tenido una noche sin problemas; le han dado algunos líquidos y en estos momentos está estable”. La supuesta reina explicó que le gustaría pasar a visitarla y preguntó a qué hora sería más conveniente. “A cualquier hora después de las nueve”, le respondió la enfermera, que tampoco pareció sospechar nada cuando

Los locutores australianos Mel Craig y Michael Christian.

apareció el príncipe Carlos en escena y madre e hijo parecieron discutir sobre cuando estará libre para acompañarla y ella se quejó de que sus “malditos” perros estaban ladrando. La enfermera incluso añadió el detalle de que “no ha tenido vómitos mientras estaba conmigo y ha estado durmiendo a ratos”.

El hospital King Edward VII se disculpó posteriormente por haber caído en la encerrona y aseguró que revisaría sus procedimientos internos para evitar más intrusiones.

La página de 2Day FM se vio invadida de comentarios indignados y pidiendo el despido de los locutores e incluso el cierre de la emisora. “Tendríais que cerrar. Estáis enfermos”, escribe Michelle Gauvreau. “Detened a los dos y acusádles de homicidio”, demanda Douglas Goralski. “¡¡¡Espero que esto os persiga toda vuestra vida!!!”, desea Gizella Matthews.

Los dos locutores cerraron de inmediato sus cuentas en Twitter, abarrotadas de mensajes abusivos. Pero la emisora tardó varias horas en reaccionar, hasta que a las 6.30 de la tarde en Londres (las 5.30 de la madrugada en Sidney, donde está la emisora), hizo pública una nota lamentando la muerte de Jacintha Saldanha y anunciando que de momento los locutores no volverán a salir en antena. La emisora es propiedad de Southern Cross Austereo, un grupo creado el año pasado con la fusión de varias redes de radio y televisión capaces de llegar al 95% de la población australiana, según el diario El País.

* Con reportes de EFE

Videos vinculados: