Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Michael Kors lucha contra el hambre

NUEVA YORK (AP) — Michael Kors sabe cómo transmitir un mensaje. Sus comerciales, desfiles de modas e incluso sus modelos favoritas y amistades famosas exudan el estilo de jet set que él encarna. Mañana, sin embargo, se embarcará en una nueva campaña: el Día Mundial de la Lucha Contra el Hambre.


Publicidad

Pero lo hará con un toque de moda. Contenido creado por clientes, celebridades y activistas se mostrará en las 12 vallas publicitarias más grandes de Times Square, mismo que será replicado en el sitio de internet de WatchHungerStop.com. Kors busca exhibir durante el evento entre 10.000 y 20.000 imágenes.

Las modelos Lily Aldridge y Chanel Iman usarán camisetas de Watch Hunger Stop, varias tiendas venderán un reloj de mano diseñado por Kors y se celebrará la gala God’s Love We Deliver, donde se honrará a la ex secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton con el premio Michael Kors al Servicio Comunitario Destacado.

Este era el año apropiado para presentar en grande el Día Mundial de la Lucha Contra el Hambre, dijo Kors, gracias a su compañía de rápido crecimiento que tuvo un exitoso debut en el mercado de valores en 2011 y ganancias que casi se triplicaron en el último año fiscal. El diseñador agregó que los esfuerzos filantrópicos de la empresa también deben crecer, mientras que se enfoca en una plataforma específica, por lo que no podría tener un mejor socio que el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas.

Su relación con el Día Mundial de la Lucha Contra el Hambre se remonta a la década de 1980 con God’s Love We Deliver, una organización con sede en Nueva York que reparte alimentos a personas necesitadas. En ese entonces el sida afectaba a la industria de la moda.

“God’s Love tenía la simple misión de entregar comidas nutritivas a gente que estaba tan enferma que no podía salir de su casa. Vi la diferencia que un acto tan pequeño podía hacer, tanto para los que recibían la comida como para los que ayudaban a preparar y repartir los alimentos”, relató. “Así que cuando estaba viendo cómo ampliar el alcance de nuestra filantropía, el hambre parecía una causa natural con la cual comprometerse. También me sentí atraído por la naturaleza directa de la lucha contra el hambre. Soy una persona orientada a los resultados y este es un problema que podemos atacar”.

Kors dijo que sabe que luchar contra el hambre es una de las muchas causas que compiten por la atención de los consumidores compasivos. Octubre, por ejemplo, se conoce alrededor del mundo como el mes de la lucha contra el cáncer de mama.

“Así que pensamos, ‘¿cómo podemos hacer mucho ruido?’. Times Square, desde luego, e Internet. Usamos nuestros sitios de socialización para llevar a la gente a Times Square, donde pueden ayudar a difundir el mensaje”, dijo.

No es irónico, o no debería serlo, que un diseñador combata el hambre tras años de noticias sobre modelos demasiado delgadas.

“Son asuntos completamente diferentes”, dijo Kors. “El debate sobre las modelos esqueléticas no tiene nada que ver con tratar de alimentar a niños que padecen hambre en los países en desarrollo. La gente sabe la diferencia”.