Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Jamie Lee Curtis apuesta por la reforma migratoria en EE.UU.

Jamie Lee Curtis. Foto: EFE/Archivo

La actriz de Hollywood Jamie Lee Curtis rompió una lanza a favor de la reforma migratoria en una entrevista concedida a Efe en la que aseguró que la sociedad estadounidense debe presionar a sus representantes electos para que se regularice la situación de muchas personas indocumentadas.


Publicidad

Curtis, de 56 años y conocida por cintas como “True Lies” (1994) y la saga de terror “Halloween”, cree que es necesario que haya “una vía para ganarse la ciudadanía” para quien ha vivido en EE.UU. por “mucho tiempo y ha estado pagando impuestos”.

“Son una parte de nuestra comunidad y necesitamos apoyarlos”, indicó la intérprete, que estrena este viernes la cinta “Spare Parts“.

El filme está basado en la historia real de cuatro estudiantes latinos de secundaria, todos en situación irregular, que en 2004 derrotaron al prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en un concurso nacional de robótica patrocinado por la NASA.

“Creo que una película como esta es un factor crucial para que (la reforma) pase y esperaría que el presidente de EE.UU. tuviera una proyección privada en la Casa Blanca y que invite a los verdaderos protagonistas de la historia, así como a los actores”, comentó Curtis.

La idea de “Spare Parts” surgió del artículo “La vida robot” publicado por la revista Wired en 2005, que recogió las vicisitudes de los jóvenes de la escuela Carl Hayden Community High School, situada en una zona humilde y predominantemente hispana en Phoenix, y su éxito contra todo pronóstico.

El productor de “The Walking Dead” David Alpert fue uno de los encargados de adaptar el relato a la gran pantalla, junto con el humorista George López, quien dejó de un lado las bromas para dar vida en el filme a un profesor que ayuda a los estudiantes a construir su robot con piezas recicladas.

“(George López) es un actor que, como Robin Williams, aunque son conocidos por sus trabajos en comedia, ambos tienen una profunda reserva de vida emocional”, comentó Curtis.

El largometraje, dirigido por Sean McNamara (“Soul Surfer”), es un drama inspirador, con final feliz, en el que participaron también la ganadora de un Óscar Marisa Tomei (“My Cousin Vinny”), así como Alexa PenaVega (“Spy Kids”) y su esposo Carlos PenaVega (“Big Time Rush”), además de José Julián (“A Better Life”) y David del Río (“Pitch Perfect”).

El reparto incluyó con papeles menores a Esaí Morales (“La Bamba”), Steven Michael Quezada (“Breaking Bad”) y la propia Curtis, quien accedió a ejercer de directora del centro educativo en el largometraje tras leer el reportaje en Wired.

“Entendí con claridad el tamaño de la parte del pastel que yo iba a hacer, no pedí que fuera más grande, pero quería asegurarme de que estaba en la película por una razón y que ella estaba conectada con la historia”, explicó.

Su personaje, el más humorístico del filme, fue una licencia creativa del guión (no tiene conexión con el director real de la escuela) y tiene incluso una escena con el popular cantante de corridos Gerardo Ortiz, que realiza un cameo.

“Él quería ser parte de la película. Ha sido un valedor de esta generación de latinos y tenerlo en la película y haciendo promoción y representando una idea diferente creo que es fundamental y ayuda mucho”, apuntó Curtis.

La actriz se declaró admiradora de la decisión del presidente de EE.UU., Barack Obama, de impulsar la reforma migratoria con o sin el beneplácito del Congreso, aunque consideró que es necesaria la acción social para alcanzar ese objetivo.

“Nuestro trabajo como sociedad es presionar a nuestros representantes elegidos en las urnas y decirles que queremos una reforma (migratoria), igual que cuando queríamos una reforma educativa”, indicó.

“Sabemos que es complicado, sabemos que no hay una solución perfecta, sabemos que no se van a abrir las puertas y amnistiar a todo el mundo, pero tiene que haber una vía para ganarse la ciudadanía”, afirmó. EFE