Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La reina Isabel está inquieta con el futuro reinado de Carlos, según libro

La reina Isabel y su hijo, el príncipe Carlos, en Escocia. Foto: EFE/Arhivo

Un nuevo libro sobre el príncipe Carlos desvela un mundo de luchas internas en su corte y a una Isabel II inquieta de que los británicos no estén preparados para el estilo radical de reinado que aplicará en su día el heredero al trono.


Publicidad

La periodista Catherine Mayer, de la revista “Time”, ha escrito “Carlos: El corazón de un rey“, basado en los contactos que ha tenido con el príncipe y con el personal que trabaja para él, algunos de cuyos extractos adelanta estos días “The Times”.

Según Mayer, la soberana británica, que cumplirá 89 años el próximo mes de abril, no ha ocultado su preocupación por el estilo tan distinto de reinado que busca su hijo, muy comprometido con asuntos como el cambio climático y la arquitectura, algo que en ciertas ocasiones le ha valido las críticas de los expertos.

Isabel II, en cambio, nunca ha ofrecido una entrevista ni se ha pronunciado abiertamente sobre temas sensibles, por considerar que, como soberana, reina pero no gobierna y su posición debe quedar al margen de los distintos debates que se generen en el país.

Pero el príncipe de Gales, de 66 años, no se ha callado a la hora de defender la protección de la naturaleza o los edificios que no embellecen a una capital como Londres.

En su libro, Mayer afirma que este activismo de Carlos puede dar paso -tras la muerte de Isabel II- a un “posible nuevo modelo de monarquía” pues apunta a “redefinir” la corona.

“Algunos miembros de la corte, incluso la misma soberana, temen que ni la Corona ni sus súbditos vayan a tolerar el shock de lo nuevo”, escribe la prestigiosa periodista.

Según explica, Carlos le manifestó su preocupación por asuntos que afectarán al Reino Unido a largo plazo.

“Sólo tomo los retos más difíciles. Porque quiero elevar las aspiraciones y recrear la esperanza”, le dijo el príncipe en una conversación, en referencia a los asuntos que él defiende.

“Me he molestado por los nietos de todos los demás”, añadió.

Entre los más críticos de Carlos está su padre, el duque de Edimburgo, pues cree que su hijo tiene un “comportamiento egoísta”, al situar sus pasiones por encima de sus obligaciones reales, de acuerdo con “Carlos: El corazón de un rey”.

“En los pasillos y en las habitaciones privadas del palacio de Buckingham hay una creciente ansiedad mientras el reinado de la Reina entra en lo que una persona ha llamado ‘el inevitable crepúsculo”, afirma la periodista sobre los últimos años de reinado de Isabel II, que llegó al trono en 1952.

El príncipe Carlos, que al parecer teme la muerte de sus padres, planea “un nuevo modelo de monarquía”, afirma Mayer.

Además, el libro desvela que la corte del príncipe está plagada de luchas internas, algo que algún cortesano la llegó a comparar con “Wolf Hall”, el relato de la escritora Hilary Mantel sobre el mundo oportunista y de traición en la corte de Enrique VIII (1491-1547).

Si bien el libro afirma que Carlos es conocido por el personal como “el jefe”, al príncipe se le ve como una persona insegura, mientras que algunos empleados se sienten desilusionados.

Carlos no ha elegido siempre las cosas “sabiamente” y ha designado gente que le dice lo que él quiere escuchar en lugar de conocer la verdad, afirma la escritora.

En algunos extractos del libro, Mayer describe al príncipe como una persona con dificultades para controlar sus numerosas entidades benéficas y también sus intereses comerciales.

Según agrega la periodista, muchas de las dificultades en la corte se producen por la incapacidad del príncipe de crear puestos específicos para su personal, lo que crea disputas internas.

El palacio de Buckingham aún no se ha pronunciado sobre el contenido de este texto, pero el periódico “The Daily Telegraph” señaló hoy que los abogados del heredero al trono estudiarán con detalle su contenido para establecer si hay algo “groseramente falso” o “perjudicial para el príncipe”. EFE