Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Morales convierte un palacete de Sucre en la segunda residencia presidencial

Evo Morales, presidente de Bolivia. Foto de Archivo, La República.

La Paz, (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, firmó un decreto que designa al Palacete de La Florida, en la ciudad sureña de Sucre, como la segunda residencia presidencial que ocupará el gobernante cuando se encuentre en esa ciudad, capital constitucional del país y sede del poder judicial.


Publicidad

El Palacete de La Florida fue declarado “Casa Presidencial de la Revolución Democrática y Cultural” mediante una norma firmada por Morales en la noche del domingo, durante la sesión de honor del Concejo Municipal de Sucre con motivo del 206 aniversario del alzamiento de esa ciudad contra la colonia española.

En su discurso, Morales afirmó que esta declaración se realizó a solicitud de la brigada parlamentaria del departamento de Chuquisaca, “como justo reconocimiento a Sucre, la capital del Estado plurinacional” y de esa región sureña.

El Palacete de La Florida, situado a cinco kilómetros de Sucre, fue construido por encargo del presidente Aniceto Arce (1888-1892), quien gobernó desde ese lugar, según el diario La Razón.

El lugar fue inicialmente una hacienda colonial conocida como Huiripucu y perteneció a un hombre apellidado Isaac, que la transfirió al empresario minero Fernando Iturralde, quien, a su vez, la vendió a Arce en 1870.

La construcción del palacete comenzó en 1886 y el cambio de nombre a “La Florida” surgió tras un viaje que hizo Arce a Estados Unidos, en concreto al estado sureño de Florida, que le cautivó.

En las décadas posteriores, el lugar cambió de dueño al menos dos veces y comenzó a deteriorarse, hasta que a fines del siglo pasado fue recuperado por la entonces prefectura de Chuquisaca para convertirlo en residencia presidencial.

El Palacete tiene actualmente 74 habitaciones y algunos de sus muros todavía conservan el empapelado traído desde Italia cuando fue construido. EFE

(I)