Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Jim Webb, un demócrata multidisciplinar de fuerte arraigo militar

Aunque sonaba desde hacía meses como posible aspirante a la candidatura demócrata, nadie conocía a ciencia cierta cuáles eran las intenciones del exsenador por Virgina Jim Webb, un político multidisciplinar y de fuerte arraigo militar que hoy oficializó que se lanza a la carrera hacia la Casa Blanca.


Publicidad

Jim Webb es, entre otras cosas, político, y resulta importante resaltar “entre otras cosas”, ya que también es periodista, escritor de libros, profesor de literatura, productor de cine y un experimentado y condecorado militar.

A sus 69 años, Webb, nacido en St. Joseph (Misuri), pero que fue senador por el estado de Virginia, ha decidido, para sorpresa de muchos, dar el paso definitivo y competir con Hillary Clinton, Bernie Sanders, Martin O’Malley y Lincoln Chafee por la candidatura demócrata en las elecciones presidenciales de 2016.

“Entiendo las dificultades, sobre todo en el clima político actual, donde el debate está tan a menudo ahogado por grandes sumas de dinero”, indicó el exsenador al anunciar su candidatura.

“Nuestro país necesita un nuevo enfoque para la solución de los problemas que se nos presentan y demasiado a menudo, innecesariamente, nos dividen”, apuntó.

Webb fue senador durante un sólo mandato, entre 2007 y 2013, y se le considera un candidato con atractivo entre los trabajadores blancos no cualificados, un colectivo con el que la gran favorita, Hillary Clinton, tiene problemas para conectar.

En las elecciones que le valieron un puesto en el Senado en 2006, Webb logró buenos resultados en las zonas rurales de los montes Apalaches en el interior de Virginia, una población habitualmente más inclinada hacia los republicanos, un fenómeno que ahora espera que se extienda al resto del país.

De familia con fuerte tradición militar, el exsenador es un veterano de la guerra de Vietnam, donde sufrió varias heridas de las que todavía conserva metralla en la pierna, algo que ha reconocido orgulloso en más de una ocasión.

En Vietnam sirvió como comandante en el primer batallón del quinto cuerpo de Infantería de Marina, donde logró las más altas condecoraciones de las Fuerzas Armadas, entre ellas la Cruz de la Marina, la Estrella Plateada, dos Estrellas de Bronce y dos Corazones Púrpura.

Siempre orgulloso de su linaje militar, Webb mantiene en su casa un pequeño museo familiar con recuerdos de las guerras en las que participaron sus antepasados y él mismo, tales como arena de Iwo Jima y un cristal de la isla de Tinian en el Pacífico, desde donde despegó la superfortaleza volante B29 bautizada Enola Gay para dejar caer la bomba atómica sobre Hiroshima.

Al regresar de Vietnam, Webb se convirtió en escritor y en 1978 publicó su novela más famosa, “Fields of Fire”, donde relata su propia experiencia en la guerra de una manera “extremadamente realista” según los críticos.

Como periodista, ganó un premio Emmy en 1983 por su cobertura de las acciones del cuerpo de Infantería de Marina en Beirut (Líbano) con la cadena pública estadounidense, PBS, y en el mundo del cine ha participado en producciones como “Rules of Engagement” (2000) y “Hillbilly: The Real Story” (2008).

Sus andaduras en política empezaron a finales de los setenta, cuando fue empleado como asesor en el comité de Asuntos de veteranos de la Cámara de Representantes, y posteriormente fue nombrado secretario de la Marina de EE.UU. bajo la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989).

Al presentar hoy su candidatura, Webb hizo dos promesas a sus posibles votantes.

“La primera es que cada esfuerzo que haga se basará en la premisa que es la base de nuestra sociedad y que figura en la Constitución de los Estados Unidos: que somos una nación de leyes, no de privilegiados y que nuestra mayor fortaleza viene del poder de nuestra herencia multicultural”, dijo.

“Y la segunda -aseveró- es que quiero decir lo que digo, que si hago una promesa la mantengo y que fuera de mi fe y mi familia, mi más grande amor siempre será por este maravilloso país que desde hace más de 200 años ha dado a muchas personas la oportunidad de tener una buena vida, formar una familia, vivir en libertad y lograr sus sueños”. EFE (I)