Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Francisca Valenzuela llama a Chile a reconocer los derechos de homosexuales

Francisca Valenzuela, cantautora chilena. Foto de Archivo www.cancioneros.com

Cartagena (España), (EFE).- La cantautora chilena Francisca Valenzuela cree que su país tiene una sociedad “conservadora, pudorosa y miedosa” en lo que al reconocimiento de los derechos de los homosexuales se refiere e hizo una llamamiento para avanzar en la integración de ese colectivo.


Publicidad

La artista ofrecerá mañana un concierto en el Festival La Mar de Música de Cartagena (este), que en esta edición tiene a Chile como país invitado, en una sesión doble con su compatriota Javiera Mena.

Valenzuela se considera una activista a favor de los derechos de los homosexuales, colectivo con importantes dificultades de integración tanto en su país como en Latinoamérica en general, dijo a Efe.

En Latinoamérica “todavía queda mucho por hacer” para lograr incluso la igualdad ante la ley y la aceptación total por parte del Estado.

La artista, que ha trabajado asociada a la comunidad LGTB y ha dedicado canciones a esa realidad, apostó por impulsar una “educación sexual diversa y real en el sistema educativo” chileno.

Además se mostró a favor de regularizar la “adopción homoparental” y “construir un Chile que realmente comprenda y valore la diversidad, sin miedo, y no que meramente la tolere”.

“Chile es una sociedad conservadora, tradicional, pudorosa, miedosa. Todavía falta integración, visión de país, empatía, diálogo”, aseguró la cantante.

“Pero lentamente se va avanzando y trabajar mano a mano con personas que están liderando estos cambios y llevan luchando por la igualdad de género y los derechos de las minorías sexuales. Es fascinante, impresionante y muy, muy poderoso”, agregó.

Además, Valenzuela ha dedicado buena parte de sus canciones a los derechos de la mujer que más que “discriminada activamente”, tiene que luchar a diario con “dobles estándares, con desigualdad de condiciones, con un lenguaje y plataformas mediáticas sesgadas, con poca representatividad de mujeres en círculos de poder y de toma de decisiones”.

A pesar de estas críticas, la artista valoró la “escena artística vibrante, que palpita, que se mueve, que critica, que entretiene” en el panorama cultural chileno, con gran cantidad de artistas emergentes.

Ella misma es una artista polivalente: antes de subirse a los escenarios, con solo 13 años, en 2000, publicó el libro de poemas “Defenseless Waters”, en inglés y prologado por Isabel Allende, que la condujo en pocos meses hasta la reputada agente literaria Carmen Balcells.

Con ella publicó su segundo libro, “Abejorros/Madurar”, y fue en 2007 cuando saltó a la escena musical con su álbum “Muérdete la lengua”, que llegó a ser disco de Oro y de Platino en Chile.

En su opinión, literatura y música “están unidas en el sentido de que uno crea, inventa y explora la imaginación” con ambas disciplinas.

Sin embargo en su experiencia personal se trata de “espacios mentales distintos”.

“Cuando compongo canciones -relató- tengo a mano varias herramientas: la melodía, la rítmica, la armonía, la emoción cruda de interpretar. Mientras que en la poesía o el texto las palabras están solas contra el papel y hay que construir todo desde ahí, y ese desafío es distinto”. EFE

(I)