Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Jean Rochefort vuelve al cine en la piel de un enfermo de alzhéimer

Jean Rochefort

El actor francés Jean Rochefort regresa tras dos años a la gran pantalla con “Floride”, de Philippe Le Guay, en el papel de un enfermo de alzhéimer y con el que, a los 85 años, no descarta poner fin a su carrera cinematográfica.


Publicidad

Después de haber rodado cerca de un centenar y medio de filmes, el actor, que anunció en junio querer retirarse del cine, asegura en una entrevista publicada este miércoles por Le Parisien, que rodó esta cinta, que se estrena hoy en Francia, por considerarla “útil”.

“No podemos ignorar a los hombres y a las mujeres que sufren esta enfermedad”, sobre todo cuando, según indicó, siente que no está exento de sufrirla.

Rochefort profundiza en ese drama a través de Claude Lherminier, un octogenario que pierde lentamente la memoria y al que su hija Carole (Sandrine Kiberlain) trata de ayudar.

Entre el drama y el humor, Lherminier pondrá a prueba la paciencia de su entorno en un papel cómico con el que el actor se reivindicó como “un adulto sin terminar”.

Este proyecto le devuelve a las salas después de protagonizar en 2013 “El pintor y la modelo”, de Fernando Trueba, que le valió una nominación al Premio Goya y un revuelo tras bromear al acabarla sobre una posible retirada, que días después desmintió.

Un final de carrera que evocó de nuevo en junio de este año durante una entrevista a la radio Europe 1, al estimar que “es preferible parar” antes que hacer películas “espantosas” o de las que pueda arrepentirse.

Entre ellas, “El hombre que mató a Don Quijote” (2000), que se vio obligado a abandonar por sufrir una doble hernia discal.

El largometraje jamás llegó a realizarse por las continuas complicaciones durante el rodaje que lideró el director británico Terry Gilliam, a pesar de los siete intentos por terminarlo. Pero sí se estrenó el documental “Perdidos en La Mancha” (Lost in La Mancha, 2002) sobre el rodaje de este sueño de Gilliam en España.

“Esa película me mató. La columna vertebral me ha hecho sufrir desde hace quince años”, indicó Rochefort, quien sufrió una depresión por ese motivo.

Un hecho que no le impidió rodar entretanto más de una veintena de películas, entre las que se encuentran “Ne le dis à personne” (2006) o “Astérix y Obélix: al servicio de su majestad” (2012).

El galardonado con tres premios César del cine francés, incluido el honorífico en 1999 por su trayectoria, enfatiza ahora su deseo de dedicarse a la escritura tras el estreno de “Floride”.

La televisión francoalemana Arte, según precisa, le ha dado “carta blanca para hacer un guion de 23 minutos y dirigirlo”.

Se trataría de su cuarto trabajo tras la cámara, después de “Rosine” (1973) -en el que también fue actor-, “T’es fou Marcel” (1974) y “Cavaliers seuls” (2010).

Reflejo de su carácter polifacético, Rochefort publicó en octubre de 2013 su primera novela, titulada “Ce genre de choses”, en la que incluyó pequeñas anécdotas de su vida y de su trayectoria profesional.

Nacido el 29 de abril de 1930 en París, el confeso aficionado a la equitación comenzó su carrera cinematográfica a mediados de los años 50, formando parte de una generación de célebres actores como Jean-Pierre Marielle o Jean-Paul Belmondo.

Tras empezar con papeles secundarios, se desmarcó como protagonista alternando roles en producciones de autor junto a otras más comerciales, hasta superar el centenar y medio y la veintena de obras de teatro con las que, de cumplir sus intenciones, pondría fin a una etapa audiovisual de más de 60 años. EFE [E]