Ecuador. Lunes 27 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bach salvó la vida del pianista James Rhodes, marcada por la violación

James Rhodes

El pasado septiembre un Tribunal permitió finalmente al pianista británico James Rhodes publicar su biografía en la que detalla como desde los 6 años fue víctima de abusos sexuales. “Instrumental. Memorias de música, medicina y locura” llega en español con el lema, la música puede salvar la vida.

Publicidad

Y es que a James Rhodes (Londres, 1975) Bach le salvo la vida, según cuenta en “Instrumental”, publicado por Blackie Books, un libro, traducido a 15 idiomas.

La obra removerá bastante al lector, tanto como dice el autor en sus páginas, si “habéis vivido episodios de abusos sexuales, autolesiones, ingresos en un hospital psiquiátrico, consumo de drogas o ‘ideación suicida'”, como si no, porque son un bisturí sangriento.

Rhodes hoy es un famoso pianista de 40 años, que lleva 20 ya sin beber y que ha tocado en los mejores auditorios; un personaje heterodoxo con pinta de moderno; un “gafapasta” con los brazos tatuados, que en uno de ellos se lee el nombre de Rachmaninoff en cirílico cubriendo antiguos cortes en la piel de cuando el artista se autolesionaba con cuchillas.

Un tipo simpático, que nada más abrir el libro dice que “la música se la pone dura”, pero que pasada esta frase, que no es muy prometedora, como él mismo señala, se desnuda de forma descarnada en unas memorias intimas, con un lenguaje directo y claro, con las que le lector viaja por un camino de emociones intensas y cambiantes.

La primera de ellas la que supone el incalificable padecimiento de un niño de 6 años al que su profesor de gimnasia viola reiteradamente en un cuarto pequeño sin ventanas durante casi cinco años. “De un día para otro, literalmente, pasé de un niño lleno de vida que bailaba, que daba vueltas, que reía, que disfrutaba de la seguridad y las aventuras que le brindan un colegio nuevo, a ser un autómata aislado, de pies de cemento, apagado”, escribe.

“¿Queréis saber cómo arrebatar a un niño todo lo que le hace ser niño? Follaóslo”, dice Rhodes, que alterna la narración de su vida con su amor por la música -“es un hecho irrefutable que la música me ha salvado la vida de una forma muy literal”, escribe.

Y cada capítulo se abre una pieza musical que el autor mismo explica, Bach, Prokófiev, Bethoven, Ravel, Shostakóvich, Glen Gould… y que el lector puede escuchar de forma gratuita en la web http://bit.do/instrumental.

El pianista, bloguero, y autor de programas para televisión cuenta, treinta años después, las consecuencias de este cruel episodio de su vida y habla de los pederastas de hoy en día, además de criticar a la industria musical.

Sentimiento de culpa –“preguntárselo a cualquiera a quien hayan violado. Si dicen otra cosa, mienten”-, rabia y “odio por uno mismo” -“No me había dado cuenta de lo jodidamente cabreado que estaba hasta que empecé a escribir el libro”-, se dan cita en estas páginas.

Un infierno que vivió un niño que se hizo pis en la cama durante años, que padeció numerosos tics, que practicó numerosas felaciones a compañeros mayores y a empleados del colegio a cambio de chocolatinas, luego tocaría fondo en psiquiátricos.

Una persona a quien le encantaban las cuchillas, borracheras o drogas y que tuvo varios intentos de suicido, uno de ellos cuando se zafó de los enfermeros que lo vigilaban y se ató un nudo al cuello y saltó desde el retrete, pero le salió mal y le rescataron.

También un primer matrimonio fallido, un hijo al que ama por encima de todo y la música redentora.

La Chacona en re menor de Bach que escuchó el pianista por primera vez en una cinta de cassete cuando era niño, es la pieza sin la cual hoy Rhodes estaría muerto, según relata.

“Solo hay dos cosas en la vida que tengo garantizadas: el amor que me inspira mi hijo y el amor que me inspira la música”, añade el pianista que vive con su segunda mujer, Hattie, “maravillosa”, de la que dice que está profundamente enamorado.

La interesante biografía de Rodhes, quien es uno de los intérpretes de clásica más privilegiados por firmar con una de las grandes multinacionales, Warner, estuvo a punto de no ver la luz porque su primera esposa pidió prohibirla para que su hijo no lo leyera.

Finalmente, el pasado mes de junio, la justicia británica la autorizó. EFE (I)