Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Vargas Llosa: el escritor que vive en democracia puede despreciar la política

(Photo by Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images)

Madrid, (EFE).- “El escritor que tiene la suerte de vivir en democracia puede prescindir de la política, e incluso despreciarla”, pero en una dictadura o régimen totalitario, “está empujado a tomar partido”, aseguró hoy Mario Vargas Llosa.

Publicidad

Vargas Llosa recibe hoy en Madrid, junto a la novelista y dramaturga francesa Yasmina Reza, el XIII Prix Diálogo a la Amistad Hispano-Francesa, premio que se concede todos los años a aquellas personas cuyo trabajo “enriquece” las relaciones entre ambos países.

En una rueda de prensa convocada en la embajada de Francia, Vargas Llosa que, además de la peruana, tiene la nacionalidad española desde 1993, discrepó con Reza respecto al papel del escritor en la política.

Mientras que la autora francesa aseguró no compartir el hecho de que el escritor dé su opinión en un debate público, porque le quita “sabor al mundo contradictorio que crea en sus libros”, Vargas Llosa consideró que tienen una obligación no solo con su oficio sino con la sociedad que les rodea y que deben participar en el debate de alguna forma “como en contribuir en el uso de las palabras”.

“Para que las palabras sean genuinas, auténticas, que sirvan para expresar la verdad y no para difundir mentiras”, recalcó el Premio Nobel de Literatura2010.

Así, recordó la influencia de las ideas que llegaron desde Francia sobre el “compromiso” del escritor, “prendieron” especialmente en países dónde la democracia no existía o era muy frágil.

Yasmina Reza explicó, no obstante, que su postura de no intervenir en el debate público o en la política como escritora es “válida” porque vive en una democracia y se mostró convencida de que en un régimen estalinista su actitud sería “más comprometida”.

Ambos hablaron también de la riqueza del español y del francés para la escritura.

Vargas Llosa, que recordó la fuerza vital de la lengua de Cervantes y la sutileza de la lengua francesa, señaló que el español goza de muy buena salud –“nunca ha estado tan vivo e integrado como ahora”-, una circunstancia en la que resaltó el papel de las Academias de la Lengua de todos los países hispanohablantes.

También explicó que nunca sabe cómo surgen en su mente las ideas que luego se convierten en “embriones de historias” para sus libros y que su origen es siempre misterioso, al igual que Yasmina Reza, que dijo que no sabe lo que empuja a escribir.

Las obras teatrales de Reza (París, 1959) se han traducido a más de 35 idiomas y las han representado desde la Royal Shakespeare Company a la Schaubühne de Berlín.

Las más conocidas, “Arte” -una de las adaptaciones más conocidas fue la que protagonizó Ricardo Darín- y “Un dios salvaje” -que incluso saltó al cine, de la mano de Roman Polanski-.

Entre sus novelas destacan “Una desolación”, “En el trineo de Schopenhauer”, “El alba la tarde o la noche” o “Felices los felices”

Vargas Llosa (Arequipa, Perú, 1936) forma parte desde el mes de marzo de la mítica colección La Pléiade de la editorial francesa Gallimard, un honor con el que únicamente otros 16 autores han contado en vida.

Con su primera novela, “La ciudad y los perros” (1963), traducida a más de treinta lenguas, obtuvo el Premio Biblioteca Breve y el Premio de la Crítica.

Cuenta además con el Premio Planeta, el Premio Príncipe de Asturias, el Premio Cervantes y el Premio Nobel de Literatura, y desde 1994 es miembro de la Real Academia Española. EFE (I)

Publicidad