Ecuador. Sábado 1 de octubre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Putin busca aumentar relación con China y mostrar que Rusia no está aislada

(AP Foto/Ilnar Salakhiev)

Los presidentes de China y Rusia, Xi Jinping y Vladímir Putin, buscan potenciar la relación política y económica bilateral en la reunión que mantendrán mañana en Pekín, con la que el mandatario ruso quiere demostrar que su país no está aislado.

Publicidad

Esta es la cuarta visita oficial de Putin a China en tres años, y los analistas la interpretan como un intento del Kremlin de continuar el giro hacia Pekín en medio de los crecientes problemas económicos rusos.

La reunión llega con Rusia en su peor recesión en dos décadas, afectada por la caída de precios del petróleo y el gas y por las sanciones de Occidente debido al conflicto ucraniano.

Mientras tanto, China está en su crecimiento más bajo en un cuarto de siglo, aunque con cifras todavía saludables en incremento del producto interior bruto y comercio exterior.

“Es una visita muy importante”, afirmó hoy en rueda de prensa una portavoz del Ministerio chino de Exteriores, Hua Chunying, quien recalcó el alto nivel de la cooperación entre Pekín y Moscú y consideró normal el elevado ritmo de visitas del mandatario ruso.

De hecho, Putin y Xi ya se reunieron este jueves en Taskent, la capital de Uzbekistán, con motivo de la cumbre de líderes de la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO), otro elemento que apunta a que la visita a Pekín del mandatario ruso tiene una parte de simbólica.

El Kremlin avanzó el pasado miércoles que Putin y Xi firmarán o presidirán la firma de una cincuentena de acuerdos de cooperación entre Gobiernos y empresas, entre ellos para el desarrollo de aviones de gran tamaño y un helicóptero civil.

Pero, a pesar de los acuerdos marco multimillonarios en 2013 y 2014 para la venta de grandes cantidades de petróleo y gas rusos a China, el desarrollo de esos planes ha avanzado muy lentamente.

De hecho, el comercio bilateral cayó en 2015 un 28 %, hasta los 65.000 millones de dólares, debido al hundimiento del precio de los hidrocarburos, que constituyen la base de las exportaciones rusas a China.

Mientras tanto, la inversión china en Rusia sigue siendo muy limitada.

Para Alexander Gabuev, director del Programa Rusia y Asia-Pacífico en el Centro Carnegie de Moscú, Putin busca enviar el mensaje a Occidente de que “no se puede aislar a Rusia”.

Sin embargo, explica que las empresas chinas, especialmente los grandes bancos, son muy reticentes a invertir en territorio ruso. Mercados poco abiertos, gran intervencionismo estatal o la posibilidad de sufrir sanciones en EEUU son los principales factores.

“Ningún banco chino se arriesgará a poner en peligro sus operaciones en Estados Unidos por Rusia, un mercado pequeño y cerrado”, explicó Gabuev en una reciente conversación con corresponsales extranjeros en Pekín.

Putin y Xi también discutirán sobre el aumento de la cooperación económica de ambos países a través de las repúblicas exsoviéticas de Asia Central como punto intermedio.

Se trata de una zona en la que China intenta ganar influencia económica a través de la recreación de la Ruta de la Seda, y de la que Rusia es el principal garante de su seguridad. EFE (I)


Publicidad