Ecuador. Viernes 30 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ha muerto Joao Havelange

ARCHIVO - En imagen de archivo del 14 de diciembre de 1985, Joao Havelange, entonces presidente de la FIFA, firma el balÛn oficial para el Mundial MÈxico 1986, en la Ciudad de MÈxico. El martes 16 de agosto de 2016, un hospital brasileÒo anunciÛ el fallecimiento de Havelange en Brasil, a sus 100 aÒos. (AP Foto, archivo)

RIO DE JANEIRO (AP) — Joao Havelange, el expresidente de la FIFA que transformó al organismo rector del fútbol en un lucrativo negocio y en una incubadora para la corrupción, falleció a los 100 años.

Publicidad

El Hospital Samaritano de Río de Janeiro informó que Havelange murió el martes por la mañana, justo mientras Río de Janeiro alberga los Juegos Olímpicos. No dio la causa de muerte, aunque el exdirigente había estado hospitalizado varias veces en años recientes, incluyendo a principios de julio por una pulmonía.

En 2009, Havelange encabezó la presentación de Río ante el COI para solicitar la sede de los Juegos, invitando a los miembros del organismo a “sumarse a celebrar mis 100 años” en la justa olímpica de 2016.

El brasileño expandió la Copa del Mundo de 16 a 32 selecciones y la convirtió en uno de los eventos más populares del planeta. Organizó seis mundiales como presidente entre 1974 y 1998, cuando fue reemplazado por Joseph Blatter. También consiguió lucrativos contratos, incorporó nuevas federaciones a la FIFA y creó el Mundial de mujeres.

Con el botín económico llegó la corrupción de algunos de los principales dirigentes del fútbol, incluido el propio Havelange. En 2013, el juez de ética de la FIFA Joachim Eckert dijo que la conducta de Havelange fue “moral y éticamente reprochable”.

Sin embargo, nunca fue sancionado, y se le permitió renunciar como presidente honorario de la FIFA en 2013.

Havelange también fue miembro del Comité Olímpico Internacional hasta su renuncia en diciembre de 2011, argumentando motivos de salud, en medio de denuncias de que aceptó un soborno de un millón de dólares de un socio comercial de la FIFA en la década de los 90.

Tres de los dirigentes más vinculados con escándalos de corrupción —su exyerno Ricardo Teixeira, Chuck Blazer y Jack Warner— llegaron al comité ejecutivo de la FIFA durante la presidencia de Havelange. Los tres fueron acusados de corrupción en 2015 por las autoridades estadounidenses, en el mismo escándalo que provocó la caída de Blatter tras 17 años al mando.

La FIFA era una pequeña organización con apenas una docena de empleados cuando Havelange alcanzó la presidencia en 1974.

“Cuando llegué a la sede de la FIFA en Zúrich, encontré una casa vieja y 20 dólares en la cajita”, llegó a decir Havelange, según el portal de internet de la FIFA. “El día que me fui, 24 años después, dejé propiedades y contratos que valían 4.000 millones dólares. No lo hice tan mal”.

Fue reelegido presidente seis veces, aprovechando su capacidad para tejer redes de contactos en todo el mundo. Bajo su mando, la FIFA sumó un tercio de miembros, para llegar a más de 200 naciones y territorios, y China fue readmitida en 1980, tras salirse de la organización en 1958.

Se empeñó en modernizar y profesionalizar la FIFA, buscando fuentes adicionales de ingresos y así no depender sólo en los ingresos esporádicos recabados cada cuatro años en los mundiales. Fue el artífice de millonarios contratos de derechos de televisión y concretó acuerdos de patrocinio con grandes corporaciones,

“Sumé 26.000 horas de vuelo, el equivalente a pasar tres años en un avión”, recordó Havelange. “El único país que nunca visité fue Afganistán, porque no me dejaron entrar”.

Hijo de padre belga y madre brasileña, Havelange fue un prodigioso atleta en sus años mozos. Se destacó como futbolista en las inferiores del club Fluminense, pero su fuerte estuvo en la natación, representando a Brasil en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Además integró el equipo de polo acuático en los Juegos de Helsinki 1952.

Presidió la Confederación Brasileña de Fútbol durante casi dos décadas, período en el que la selección ganó sus tres primeros campeonatos mundiales, en 1958, 1962 y 1970.

Havelange fue el primer presidente no europeo de la FIFA y el que más duró en el cargo, que dejó a los 82 años.

En un sondeo realizado en 1999 por el Comité Olímpico Internacional, Havelange quedó entre los tres grandes dirigentes deportivos del siglo, detrás del expresidente del COI Juan Antonio Samaranch y Pierre de Coubertin, fundador de las olimpiadas modernas. Havelange ingresó al COI en 1963.

En junio de 2006, Havelange recibió la Orden al Mérito de la FIFA. (D).

Publicidad