Ecuador. Viernes 2 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Trump visita zona afectada por inundación en Luisiana

(Foto AP/Mark Humphrey, Archivo)

BATON ROUGE, Luisiana, EE.UU. (AP) — Tras la renuncia de su jefe de campaña a solo 11 semanas de las elecciones, Donald Trump siguió adelante el viernes con su campaña presidencial visitando una zona afectada por inundaciones en Luisiana.

Publicidad

Un día después de expresar un raro “remordimiento” por declaraciones provocadoras pasadas, Trump disfrutó del aprecio de un grupo de voluntarios reunidos en una iglesia de Baton Rouge. Fue una visita que contrastó con el presidente Barack Obama y la nominada demócrata a la presidencia Hillary Clinton, quienes todavía no han visitado la zona tras la inundación que acumuló más de medio metro (dos pies) de agua en parte del estado.

Trump y su binomio Mike Pence inspeccionaron montones de alfombras, muebles y productos personales tirados en esquinas, luego que una inundación dejara 13 muertos y miles de desplazados.

Aún así, el evento para fotógrafos hizo poco para opacar la confusión a lo interno del equipo de Trump, resaltada el viernes por la mañana cuando Trump anunció que aceptaría la renuncia del presidente de su campaña, Paul Manafort. La salida de Manafort ocurrió después de que trascendiera el trabajo que hizo para un partido político pro-ruso en Ucrania.

Una de esas revelaciones fue un reporte de Associated Press, que el jueves indicó que la firma de Manafort orquestó una operación estadounidense de cabildeo, de manera encubierta, a nombre del partido. Manafort y su asistente Rick Gates nunca revelaron su trabajo como agentes extranjeros, tal como lo requiere la ley federal.

Trump, en un comunicado, alabó el trabajo de Manafort en su campaña y lo calificó de “verdadero profesional”. El hijo de Trump, Eric, dijo a Fox News que Manafort “era increíble” pero que su padre no quería ser “distraído por cualquier asunto que Paul tenga que resolver”.

Gates, por su parte, planeaba quedarse. El portavoz de la campaña Jason Miller anunció en Twitter que Gates tomaría el nuevo puesto de enlace con el Comité Nacional Republicano, que este año ha tenido una relación turbulenta con el nominado. (I)

Por JILL COLVIN y MELINDA DESLATTE, Associated Press

Publicidad