Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muere la enfermera del beso que simbolizó el fin de la II Guerra Mundial

La foto que se volvió un símbolo del fin de la segunda guerra mundial. Alfred Eisenstaedt/Time & Life Pictures/Getty Images

NUEVA YORK (AP) — La mujer del icónico beso de un emocionado marinero en Times Square en celebración del fin de la Segunda Guerra Mundial falleció a sus 92 años.

Publicidad

El hijo de Greta Zimmer Friedman informó que su madre murió el jueves en un hospital de Richmond, Virginia de complicaciones por su edad. A los 92 años, con la cadera rota, osteoporosis avanzada y una neumonía fulminante, falleció en Virginia. Sólo Mendonsa, un pescador retirado de 93 años, sigue con vida

Friedman era una asistente dental de 21 años en uniforme de enfermera el 14 de agosto de 1945, el día en que los japoneses se rindieron. Ella siempre contó que salió de la clínica para comprobar si era verdad lo que había escuchado en el trabajo. Muy cerca de su oficina, en Times Square, en pleno corazón de Manhattan, halló la respuesta. La algarabía reinaba. Los cárteles luminosos, como recordaría años más tarde, parpadeaban con frenesí: V-J Day (Día de la Victoria sobre Japón). Fue entonces cuando George Mendonsa, le dio un giro y la besó. No se conocían.

“De repente, me agarró un marinero. No fue tanto un beso como un acto de celebración: él ya no tenía que volver al Pacífico, al frente donde había combatido. Me tomó en brazos porque me vio vestida como una enfermera y estaba agradecido a todas las enfermeras. No fue algo romántico, sino una forma de decir: ‘Gracias a Dios, la guerra ha terminado”, contaría 60 años después Greta.

De hecho, Mendonsa se encontraba en medio de una cita con una enfermera, Rita Petry, quien posteriormente se convirtió en su esposa. “Yo había ido con una amiga a un show al Radio City Hall, cuando interrumpieron para decir que la guerra había acabado. Salí fuera, estaba exultante, vi a una enfermera y la besé por pura alegría”, recordaría Mendonsa.

La fotografía de Alfred Eisenstaedt lleva el nombre de “V-J Day en Times Square” pero es conocida mundialmente tan solo como “El Beso”. Mendonsa dijo que en algunas fotografías de la escena, Petry puede verse sonriendo en el fondo.

La imagen fue publicada por primera vez en la revista Life, desapercibida entre sus páginas. Con el paso de los años la fotografía ganó reconocimiento y varias personas afirmaron ser la pareja que se besaba. En una edición de agosto de 1980 de Life, 11 hombres y tres mujeres afirmaban ser los protagonistas. Pasaron años antes que se confirmara que Mendonsa y Friedman eran la pareja.

Joshua Friedman señaló que su madre recordaba que todo sucedió en un breve instante.

“No fue un gran beso”, declaró Friedman en una entrevista para el Proyecto Historia de Veteranos en 2005. “Se trató simplemente de alguien celebrando. No se trató de un evento romántico”.

Tras el beso, ambos se separaron. No se pidieron los nombres. No volvieron a verse. Greta, siempre según su relato, ni siquiera supo que le habían tomado una foto. Eso lo descubrió casi 20 años después cuando miraba el libro El ojo de Eisenstaedt. Allí, en una imagen titulada V-J Day, se vio a sí misma sin identificar. Escribió a Life para pedir una copia. No se la dieron. Es más, le indicaron que muchas personas se habían hecho pasar por la enfermera y que ellos ya habían encontrado a la auténtica. Greta no le dio mayor importancia.

No fue sino hasta 1980 cuando Life reinició la búsqueda y volvió sobre sus pasos hasta dar con Greta. Eisenstaedt, según la versión de ella, le pidió disculpas por tanto tiempo de anonimato. Pese a ello, durante años aparecieron otras personas que se consideraron la enfermera. Aunque nunca se apagó el fuego de la duda, ayer medios estadounidenses y agencias internacionales daban el homenaje final a Greta. En esta determinación tuvo un peso fundamental la publicación en 2012 de una detallada investigación que concluía que Greta y George eran los protagonistas de la imagen.

La fotografía terminó convirtiéndose en una de las más famosas del siglo XX.

Los dos padres de Friedman murieron en el Holocausto, de acuerdo con Lawrence Verria, coautor de “The Kissing Sailor: The Mystery Behind the Photo that Ended World War II” (El marinero del beso: El misterio detrás de la foto que puso fin a la Segunda Guerra Mundial).

Friedman, que había huido de Austria, llegó a Estados Unidos cuando tenía 15 años.

Será enterrada en el Cementerio Nacional de Arlington, junto a su finado esposo, el doctor Misha Friedman.

Mendonsa y Zimmer, entonces, y años después.

Mendonsa y Zimmer, entonces, y años después.

Publicidad