Ecuador. Miércoles 7 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muñoz Molina dice que Dylan no necesitaba el Premio Nobel para ser más grande

Antonio Muñoz Molina, escritor. Foto de cicus.us.es

México, (EFE).- El escritor español Antonio Muñoz Molina aseguró hoy que el cantautor estadounidense Bob Dylan no necesitaba el Premio Nobel de Literatura 2016 y no será más grande por haberlo obtenido.

Publicidad

“A Dylan no le hacía falta el Nobel para ser más grande porque ya es todo lo grande que puede ser; mi idea sobre los premios es práctica, no me pregunto si los escritores o artistas lo merecen, sino si el premio se merece al premiado”, señaló en una conferencia de prensa en la Ciudad de México.

El premio Príncipe de Asturias de las Letras 2013, quien participa en la capital mexicana en la Feria Internacional del Libro del Zócalo, explicó que la única grandeza de un premio es quién lo recibe y, en el caso del Nobel, hay una inflación de interés alrededor de su nominación.

“Yo le veo un sentido práctico, a veces ayuda a descubrir escritores importantes que sin el premio no hubiéramos leído ni ellos hubieran tenido tantos lectores; a la periodista Svetlana Aleksiévich la admirábamos, pero de pronto se convierte en una sensación internacional y me dio mucha alegría”, señaló.

Al referirse a algunos de los que han recibido el galardón en los últimos años, dijo haberse alegrado cuando se lo dieron a la poetisa polaca Wislawa Szymborska (1996), a la canadiense Alice Munro (2013) y al sueco Tomas Tranströmer (2011).

“A Tranströmer no lo habría leído si no le hubieran dado el Nobel, aunque el premio me resulta indiferente”, acotó.

Muñoz Molina reconoció que veces la nominación de la Academia sueca remedia una injusticia o sirve para que una persona que ha sido pobre viva con un poco de decencia sus últimos años, lo cual no está mal.

“Imre Kertész, el gran novelista húngaro, pasó su vida perseguido, estuvo en Auschwitz y luego sometido al sistema comunista hasta 1989; vivió pobre, de pronto le dan un millón de dólares o lo que haya sido y yo encantado”, dijo.

El escritor ganó el año pasado el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska por su obra “Como la sombra que se va”, pero entonces no viajó a México por otros compromisos, por lo que ahora está saldando la deuda. EFE (I)

Publicidad