Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ni un paso atrás. Murió Sixto Durán Ballén

Sixto Durán Ballén

Quito.- El expresidente de la República Sixto Durán Ballén ha muerto este martes, a los 95 años. Protagonista de una extensa carrera política, gobernó el Ecuador desde 1992 hasta 1996. Antes había sido alcalde de Quito, entre 1970 y 1978, ministro de Obras Públicas y legislador.

Publicidad

Su fallecimiento se produjo a las 17h30 de hoy, en su residencia de Quito, mientras estaba en compañía de tres de sus hijas y su esposa, Josefina Villalobos, conocida como “Finita”. 

Durán Ballén nació en Boston, Estados Unidos, en 1921. Desde su juventud, participó de la vida pública del país. Desempeñó su primer cargo de importancia cuando el presidente Camilo Ponce Enríquez le nombró ministro de Obras Públicas. En 1970, al final del último velasquismo, se postuló a la alcaldía de Quito y ganó, permaneciendo en el cargo, hasta 1978, pese al golpe militar que en 1972 derrocó al Presidente Velasco Ibarra.

Arquitecto de profesión, su gestión coincidió con la bonanza del boom petrolero de la década de los setenta, lo que unido a sus dotes de administrador le permitió desarrollar el norte de Quito y transformar la ciudad en la urbe moderna de hoy en día.

Su éxito como alcalde, sin embargo, no le permitió ganar la Presidencia de la República en su primer intento: en 1978, cuando la dictadura militar entregaba el poder a los civiles, y se postuló por el Partido Social Cristiano. Llegó a la segunda vuelta, pero su militancia en la derecha y sus vínculos con la dictadura, provocaron su derrota a manos del joven Jaime Roldós Aguilera. 

Durán Ballén perdió las elecciones nuevamente en 1988, cuando era el candidato oficial del gobierno socialcristiano de León Febres Cordero, después de haber sido legislador. En ese momento, ni siquiera llegó a la segunda vuelta, quedando tercero, después de Rodrigo Borja y Abadalá Bucaram. En 1992 tenía 70 años, y se había desafiliado ya del PSC, cuando se postuló por tercera vez, ganando la Presidencia de la República en segunda vuelta al socialcristiano Jaime Nebot.

Su frase más célebre,  “Ni un paso atrás”, pronunciada durante la Guerra del Cenepa, que enfrentó al Ecuador con Perú, galvanizó a la nación en rato momento de unidad nacional en torno a la más importante victoria militar ecuatoriana después de la invasión peruana de 1941. Su gestión fue complicada. En el Congreso Nacional, el gobierno enfrentó la oposición del Partido Social Cristiano, que lideraba Jaime Nebot, y que culminó con el enjuiciamiento del vicepresidente Alberto Dahik, acusado de manejar dolosamente fondos de los gastos reservados.

Alberto Dahik fue absuelto en el Congreso, pero el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Solórzano Constantine, abrió un sumario en su contra y le dictó ordende prisión. Dahik huyó. Pero el gobierno de Durán Ballén se mantuvo hasta el final, entregando el mando a Abdalá Bucaram Ortiz, quien venció en elecciones a Jaime Nebot.

Padre de ocho hijos, tenía la imagen de un patriarca conservador, un abuelo venerable que usaba bastón y fumaba puros. Pero la cercanía de sus hijas a la Adminstración provocaron fuertes críticas, y el escándalo más serio de su gobierno estuvo vinculado a una nieta, Emma, que junto a su marido recibió 900 mil dólares en créditos de la Corporación Financiera Nacional, para una empresa llamada “Flores y Miel“, sin las garantías debidas. La nieta y su marido fueron procesados por la justicia, y se dictó orden de prisión para el muchacho, que logró huir a bordo del avión presidencial, en un viaje a los Estados Unidos.

Hombre tolerante a la crítica, Sixto Durán Ballén fue considerado un demócrata, respetuoso de la oposición y de los derechos humanos. Después de ejercer la Presidencia, todavía fue elegido legislador una vez más, y sirvió al país como Embajador en Londres. Un último intento, para obtener una curul en el Parlamento Andino, en 2006, fue un fracaso.

Políticos ecuatorianos han manifestado su pesar ante esta pérdida. Entre ellos, el candidato presidencial de CREO, Guillermo Lasso,el General Paco Moncayo que comandó el Ejército ecuatoriano durante la guerra y el actual alcalde capitalino, Mauricio Rodas. También se pronunciaron algunos candidatos presidenciales de la actualidad. (I)

Publicidad