Ecuador. miércoles 20 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El AK-47 y su creador tendrán su estatua en el centro de Moscú

Mijail Kaláshnikov.

El padre del legendario fusil AK-47, Mijail Kaláshnikov, quedará inmortalizado en el centro de Moscú en un conjunto monumental en el que su estatua de bronce, arma en mano, aparecerá junto a la figura de San Miguel Arcángel.


Publicidad

Los creadores del monumento pensaron que la estatua era insuficiente para reflejar “el alcance mundial” del ingenio y decidieron acompañar la figura de Kaláshnikov con una escena bíblica esculpida sobre un mural con forma de la Tierra, en la que San Miguel Arcángel atraviesa con su lanza a un dragón.

El conjunto “representa la lucha del bien contra el mal”, dijo a Efe el escultor Salavat Scherbakov, al explicar en su taller de las afueras de Moscú donde está terminando la obra la metáfora que quiso expresar colocando al mismo nivel al inventor del AK-47 y al guerrero bíblico de Dios.

“San Miguel Arcángel impide con su lanza que el dragón -una imagen del diablo, el mal eterno del que ahora hay mucho en el mundo- salga del infierno. La lanza es una metáfora del fusil, y Kaláshnikov es el herrero que forjó ese arma para lograr la victoria sobre el mal”, apuntó.

El personaje bíblico aparece a lomos de un caballo que se levanta sobre sus dos patas traseras sobre el mural de granito, que representa a su vez el globo terráqueo fracturado desde cuyas entrañas asoma la cabeza el dragón.

A lo largo de todo el mural, Scherbakov ha esculpido en bronce herramientas de la época en la que fue diseñado el fusil, y también varios AK-47 a escala real que apuntan al dragón.

En sus manos, Kaláshnikov, autor del fusil más fiable y resistente jamás creado -y el que seguramente más muerte habrá sembrado por su enorme popularidad – sujeta a su criatura como si de “un violín Stradivaruis” se tratara, en palabras de Scherbakov.

“Se debatió mucho si la estatua debía llevar el AK-47 en las manos. Y finalmente nos decidimos por esa postura, que no es agresiva, porque Mijail Trofímovich (patronímico de Kaláshnikov) parece estar evaluando su obra cumbre”, explicó el escultor.

Scherbakov no admite las críticas que señalan al fusil ruso como un instrumento ideal en manos de malvados y criminales, sobre todo por la facilidad de su manejo que lo ha hecho extremadamente popular entre combatientes de todo el planeta.

No es casual, como recuerdan los detractores de esa idea de inmortalizar al AK-47 y a su creador, que el fusil es el arma más utilizada en tantas guerras en las que combaten niños, porque como reconocen expertos en la materia, su genialidad está en su simpleza.

“Si en manos de un cirujano un bisturí salva vidas humanas, en las manos de un criminal se convierte en un arma asesina”, dijo al respecto el escultor.

El monumento será inaugurado el próximo mes de mayo -coincidiendo con el Día de la Victoria sobre la Alemania nazi que se celebra en Rusia cada día 9 de ese mes-, en la calle de las Armas, un lugar que ya en la Edad Media albergaba a los armeros artesanos de la capital rusa.

La estatua del legendario ingeniero y militar ruso, que murió hace tres años a la edad de 94, medirá poco más de siete metros, sumando los cinco de la estatua, realizada en bronce, y los dos del pedestal de granito.

Aunque empezó a idear el diseño de un arma de fuego automática entre 1941 y 1942, mientras estaba internado en un hospital tras ser herido durante un combate contra el Ejército nazi, el primer fusil de asalto AK-47 no fue registrado oficialmente hasta 1947.

Kaláshnikov confesó en 2007 que los nazis, al invadir su país durante la Segunda Guerra Mundial, fueron los verdaderos responsables de su invento, porque su auténtica vocación era diseñar maquinaria agrícola.

Durante la guerra, cuando apenas era sargento, ya confeccionó su primera pistola ametralladora y una carabina semiautomática, armas que entonces no llegaron a fabricarse en serie por el alto coste de su producción.

En 1945, participó en un concurso para la elaboración de un fusil capaz de disparar con balas fabricadas en 1943, y entonces nació el famoso AK-47 -acrónimo de Avtomat Kaláshnikova (fusil Kalashnikov), modelo 1947- que ese año fue recomendado por las autoridades soviéticas como arma reglamentaria para el Ejército.

El AK-47 es el arma oficial en los ejércitos de más de 50 países y aparece en los escudos y banderas de varios Estados, como Mozambique o Timor Oriental. EFE