Ecuador. viernes 22 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El exluchador que asegura ser Sagat, personaje del juego “Street Fighter”

Sagat Petchyindee.

El excampeón tailandés de muay thai y boxeo Sagat Petchyindee asegura que los creadores japoneses de “Street Fighter” se inspiraron en él para crear al homónimo personaje del mítico juego de lucha que revolucionó la década de los años 90.


Publicidad

El Sagat real y el personaje del videojuego son ambos tailandeses y maestros del muay thai o boxeo tailandés, pero la versión digital es mucho más corpulento, además de tener un parche en el ojo derecho y varias cicatrices en el pecho y el rostro.

“Estoy orgulloso de que la empresa japonesa creara un personaje basado en un luchador tailandés”, dice a Efe Sagat, de 59 años, en el gimnasio Hiit Boxing House-Thai Boxing Master donde ahora entrena a luchadores de muay thai en el este de Bangkok.

Su nombre de nacimiento es Wiroon Polpimai, pero a partir de 1973 empezó a hacerse llamar Sagat Petchyindee.

La primera versión de “Street Fighter” se comercializó en 1987, aunque fue “Street Fighter II” el que convirtió el videojuego en leyenda en los años 90.

Sagat era el último adversario a batir en la primera versión del juego y el escenario es un paraje tailandés con un templo de fondo, aunque a partir de “Street Fighter II” el último contendiente es el dictador y megalómano M. Bison.

Capcom, la empresa japonesa que diseñó el juego, nunca ha confirmado ni desmentido en quién se inspiró para crear el personaje de Sagat y tampoco ha contestado a los correos electrónicos enviados por Efe.

Sin embargo, el boxeador tailandés, considerado uno de los mejores luchadores de muay thai en los años 70 y 80, insiste en que los creadores del juego lo vieron pelear en Japón, donde entonces había muy pocos luchadores de muay thai y ninguno se llamaba Sagat.

En cualquier caso, hay muchos que creen la historia del tailandés, que incluso tiene la foto del personaje del “Street Fighter” en su tarjeta de visita.

Rapado casi al cero, ahora se asemeja más al personaje del videojuego que cuando era joven y lucía cabellera.

Con una mezcla de rigor y exhibicionismo histriónico, entrena a unos siete fornidos luchadores tailandeses, quienes perfeccionan los movimientos con un severo entrenamiento en el que no escatiman en golpes.

El muay thai, uno de los artes marciales más letales del mundo, también es conocido como “el arte de las ocho extremidades”, ya que se utilizan los puños, codos, piernas y rodillas como armas.

Pese al rigor del entrenamiento, también hay espacio para las bromas y el propio Sagat agarra el micrófono para cantar baladas tailandesas.

Como muchos luchadores tailandeses, Sagat, que era el séptimo de doce hermanos, comenzó a pelear muy joven, a los 11 años, en su provincia natal, Nakhon Ratchasima (noreste).

En 1974 se mudó a Bangkok, donde pronto empezó a ganar combates y fama por su implacable estilo de lucha, sobre todo por su habilidad con los puños que combinaba con letales codazos, rodillazos y patadas.

También tuvo momentos bajos, cuando fue derrotado en ocho combates consecutivos.

El luchador tailandés, de 1,65 metros de altura y unos 63 kilogramos de peso, recuperó la racha ganadora e incluso peleó en Australia, Italia o Estados Unidos.

Además de varios campeonatos de muay thai en Tailandia, Sagat también ganó un mundial de kick boxing (K1) en el peso welter y en boxeo conquistó títulos dentro de la Federación de Boxeo Oriental y del Pacífico (OPBF, sigla en inglés) y la competición asiática del Consejo Mundial de Boxeo (WBC).

De las 317 peleas en las que participó, ganó 266 (151 por noqueo), perdió 40 y empató 11.

Aunque trata de esquivar el asunto con evasivas, el excampeón también ha tenido problemas con las autoridades por consumo, posesión y tráfico de drogas en 2002, 2004 y 2009. EFE