Ecuador. viernes 24 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Woody Harrelson está listo para pisar el freno 

En esta foto del 26 de octubre del 2017, Woody Harrelson posa durante la promoción de la película "Three Billboards Outside Ebbing, Missouri" en el hotel Four Seasons en Los Angeles. (Foto por Casey Curry/Invision/AP)

LOS ÁNGELES (AP) — Hay años en los que la palabra prolífico no basta para describir a Woody Harrelson.


Publicidad

En los últimos 12 meses, Harrelson ha aparecido en pantalla como un profesor de historia ácido en “The Edge of Seventeen” (“Mi vida a los diecisiete”), un divorciado neurótico en “Wilson”, un líder militar aterrador en “War for the Planet of the Apes” (“El planeta de los simios: la guerra”), un papá brillante asediado de problemas en “The Glass Castle” (“El castillo de cristal”), un jefe de policía que convierte a una madre en duelo en una vengadora en “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri” (“Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri”) y el 36to presidente de Estados Unidos en “LBJ” de Rob Reiner.

Y el actor de 56 años todavía tiene la película sobre el joven Han Solo, en la que hace de su mentor, por estrenarse en mayo.

“No tengo ‘no’ en mi vocabulario”, dice Harrelson.

Una tarde reciente en un hotel de Los Ángeles, mientras promocionaba “LBJ”, ahora en cartelera, y “Three Billboards”, que se estrena el 10 de noviembre, Harrelson estaba risueño y con un atuendo singular: pantalones de cordones a rayas y medias blancas adornadas con hojas de marihuana, sin zapatos. (Harrelson dijo a principios de año que había dejado de fumar).

En una entrevista con The Associated Press, el actor charló sobre cómo se ablandó respecto a “LBJ”, cómo Ron Howard asumió la dirección de “Solo”, la crisis de acoso sexual en Hollywood y su necesidad de un descanso.

A continuación extractos de la entrevista.

AP: ¿Disfrutas trabajando tanto?

Harrelson: Quizás he trabajado un poquito de más. Tú sabes, con el tiempo la gente se cansa de uno, así que voy a poner el pie en el freno. Estoy pisando el freno.

AP: ¿Cómo te convenció Rob Reiner de que hicieras el papel de Lyndon B. Johnson?

Harrelson: Rob tenía el mismo tipo de actitud, incluso más extrema que yo, sobre LBJ porque él tenía edad para prestar servicio militar. Él odiaba a LBJ porque podía enviarlo a su muerte. Un buen amigo mío que es productor me dijo, “tienes que interpretar a LBJ”. Y le dije, “lo siento, pero no me gusta por lo de Vietnam”. Es difícil para mí obviar eso, pero decidí al menos leer un poco sobre él. Leí un libro y me ablandó un poquito. Y entonces literalmente Rob Reiner me llamó y me dijo “quiero que hagas de LBJ”. Fue muy extraño. Y sí creo, aunque no pueda obviar el genocidio, que hizo muchas cosas maravillosas. He llegado a sentir, a regañadientes, algo de admiración por el hombre.

AP: ¿Cómo seleccionas tus proyectos últimamente?

Harrelson: Las cosas han mejorado mucho en cuanto a opciones. Realmente estoy feliz por los dos últimos años de proyectos increíblemente geniales. Incluso me siento muy afortunado de ser parte de los que no funcionaron en taquilla. Vi “LBJ” en Austin con gente que conocía a LBJ o conocía a Lady Bird y su respuesta fue tan gratificante. “Three Billboards” ni siquiera me preocupa, sé que le va a ir bien.

AP: Habías trabajado antes con el director Martin McDonagh, en “Seven Psychopaths”.

Harrelson: Lo conocí hace años. Escribí una obra que transcurre en Irlanda, así que naturalmente quería estudiar a los grandes escritores irlandeses. Conocí a Martin en Dublín, tuvimos una gran noche y somos amigos desde entonces. Yo estaba trabajando en Londres en una obra teatral y nos veíamos con frecuencia, realmente lo admiro mucho. Creo que es uno de los escritores vivos más grandes. Él me ofreció (la obra) “The Pillowman” y la leí y pensé, “Dios mío”. Hay como un niño crucificado en el escenario y dije, “la oscuridad finalmente ha superado la luz en tu trabajo”, y no la hice. Entonces la vi y fue una de las cosas más maravillosas que he visto en el escenario. Pensé que nunca más rechazaría una oferta de Martin McDonagh.

AP: ¿Te importan los reconocimientos?

Harrelson: Ni un poquito. He sido recompensado en esta vida. Es irreal, ¿sabes? Y los trofeos no cambiarían mi vida de ninguna manera. Lo más importante para mí es que la gente vea esas películas. Uno no quiere hacerlas para que se queden en un closet polvoriento.

AP: Y entonces está “Solo”.

Harrelson: Sí, esa no me preocupa.

AP: Todo el mundo se sorprendió cuando los directores Phil Lord y Christopher Miller se retiraron del proyecto. ¿Cómo fue esa transición?

Harrelson: Conseguimos a Ron Howard, ¿qué mejor que eso? Me encanta Ron. Ha estado en esta industria casi más tiempo que cualquiera y sigue siendo un niño. Sigue teniendo esta exuberancia ingenua por la vida. A él no lo manchó la vida. Es hermoso ver a una persona así. Esta industria puede ser bastante imperdonable.

AP: Obviamente están pasando muchas cosas en la industria con todas las revelaciones de acoso y abuso sexual, con una noticia nueva cada día, parece. Como la de James Toback.

Harrelson: Mira, yo no sabía nada sobre James Toback, pero algunos dicen que era un secreto no muy bien guardado. Estos tipos, es bueno que reciban su merecido. Por otro lado es de lo que menos quisiera hablar.

AP: ¿Sientes la responsabilidad de hacer algo? ¿Cómo pueden los hombres en la industria ayudar a que acabe esta era?

Harrelson: Bueno, ¡no me puedo imaginar a nadie haciendo algo ahora! ¿Quién sería tan estúpido? Creo que se acabó, realmente lo creo. Por otro lado, quién sabe cómo cambien las cosas después de un tiempo, pero no me puedo imaginar a nadie, ni siquiera si esa es su inclinación, actuando de ese modo. Así que cambió. Sucedió. Es un sismo de 9.0. Las placas tectónicas se movieron.

___