Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Honduras regresa a la OEA

 


Publicidad

La Organización de Estados Americanos, OEA, aprobó el reingreso de Honduras con 32 votos a favor, Venezuela con reserva y Ecuador en contra, tras casi dos años después de que fuera suspendida en junio de 2009

La sesión comenzó casi tres horas más tarde de lo previsto por las intensas negociaciones que se han llevado a cabo para tratar de ganar el apoyo de Ecuador, que ha mantenido su oposición al reingreso de Honduras hasta el final.

La delegación de Hodnuras compuesta por la ministra de la Presidencia, María Antonieta de Bográn; el canciller, Mario Canahuati, y el ministro de Planificación y Cooperación Externa, Arturo Corrales, ingresó a ocupar su puesto al organismo.

Entre los cancilleres que participan están el de Venezuela, Nicolás Maduro, y la de Colombia, María Ángela Holguín, países que auspiciaron el acuerdo de Cartagena de Indias por el que se acordó la vuelta de Zelaya a Honduras y que abrió el paso a la vuelta del país al organismo.

También el canciller de Guatemala, Haroldo Rodas; Panamá, Juan Carlos Varela y México, Patricia Espinosa, así como el vicecanciller de Perú, Néstor Popolizio.

Se esperaba que la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, también acudiera a al reunión pero su asistencia por el momento no está confirmada.

Los países eligieron por aclamación a la canciller colombiana como presidenta de la Asamblea, a propuesta de Perú, que destacó el importante papel de Holguín en la “exitosa mediación” que concluyó con la suscripción del Acuerdo de Cartagena.

Holguín quiso “compartir este honor” con el canciller venezolano y dijo: “con quien he trabajado en estos meses para la vuelta de Zelaya a Honduras”.

Para Colombia, afirmó, es “muy gratificante” haber podido colaborar con Honduras en este “reencuentro y esfuerzo que han hecho tanto el presidente Lobo, como el expresidente Zelaya, para lograr este proceso de fortalecimiento de la democracia en Honduras”.

La sesión extraordinaria de la OEA para decidir sobre el reingreso de Honduras inició con tres horas de retraso debido a que la delegación venezolana propuso inesperadamente agregar un párrafo sobre la necesidad de juzgar a los responsables intelectuales y materiales de la destitución del presidente Manuel Zelaya en 2009.

Dos diplomáticos que pidieron el anonimato por lo sensible de la situación confirmaron a AP que Venezuela realizó la propuesta, alegando que así podría lograrse la reincorporación por aclamación, al revertir la oposición expresada por Ecuador. Ningún miembro de la delegación venezolana estaba disponible para explicar en qué consiste su propuesta.

El retraso provocó que la secretaria de Estado Hillary Clinton cancelara su asistencia a la sesión extraordinaria, donde preveía pronunciar un discurso.

El canciller de Venezuela Nicolás Maduro se encontraba reunido a puertas cerradas con su colega de Colombia María Angela Holguín, con quien logró el acuerdo de Cartagena que permitió a Zelaya volver el sábado a Honduras sin el temor de enfrentar juicios por corrupción, tras 16 meses de exilio en República Dominicana.

En la reunión también se encuentran el secretario general de la OEA José Miguel Insulza y los cancilleres de Guatemala, Panamá y México, mientras los delegados, observadores y periodistas aguardaban en la sala dispuesta para celebrar la sesión extraordinaria.

Uno de los diplomáticos consultados dijo que el retraso de la sesión extraordinaria incrementa las posibilidades de que los países miembros sometan el reingreso de Honduras a votación, lo cual se aleja del escenario ideal buscado por la OEA de alcanzar la decisión por aclamación.

Ecuador fue el único país miembro que la semana pasada se opuso a esta sesión extraordinaria al calificarla de “prematura” alegando que las autoridades hondureñas no han investigado debidamente las violaciones a derechos humanos cometidas durante los siete meses del gobierno de Roberto Micheletti.